Cuba festeja aniversario ante desafíos

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/FE597280-EDE6-44FD-80A0-B54A1E078D4A.jpeg

LA HABANA (AP).- Los cubanos festejan el martes el 52o. aniversario de la toma del Cuartel Moncada, una de las fechas más destacadas de las efemérides revolucionarias, con el desafío de superar severas dificultades materiales.

Mientras, un grupo de disidentes anunció que continuará saliendo a las calles, pese a que simpatizantes del gobierno los han enfrentado y bloqueado sus casas.

La celebración de este martes recuerda el asalto al Cuartel Moncada en 1953, cuando rebeldes encabezados por un joven Fidel Castro tomaron el estratégico fuerte militar. La operación fracasó y muchos participantes fueron capturados, torturados y ejecutados, pero el suceso fue el punto de partida de la revolución que los llevó al poder en 1959.

Cincuenta y dos años después, el proceso debe enfrentar algunos desafíos.

“Vivimos tiempos difíciles”, reconoció una nota del periódico Granma, órgano del gobernante Partido Comunista.

“Puede que no exista la pintura para embellecer las fachadas o el asfalto para eliminar los baches, que falte el transporte… y que la programación veraniega de la TV se interrumpa con el apagón que molesta e irrita”, agregó el rotativo.

Sin embargo, se mostró desafiante al asegurar que ni Estados Unidos, ni la Unión Europea ni los disidentes lograran destruir la revolución.

Además del sofocante calor del verano, los cubanos han soportado largas interrupciones de electricidad, escasez de agua y los embates de un ciclón que dejó pérdidas por 1.400 millones de dólares y destruyó miles de viviendas.

Además, enfermedades digestivas agravadas por las altas temperaturas cobraron la vida de ocho niños, un golpe para el sistema de salud de la isla cuyos indicadores suelen ser los mejores de América Latina.

Entrevistado por medios de prensa local, el primer secretario del Partido Comunista en la capital, Pedro Sáenz enumeró algunas otras falencias de La Habana, hogar de dos millones de personas: la sobrepoblación, la carencia de viviendas, la burocracia excesiva y faltas de ofertas de entretenimiento, entre otras.

Pero las autoridades pidieron también no olvidar los logros alcanzados, como la educación gratuita y el acceso a la salud. Además de un centenar de programas sociales únicos para niños, ancianos, discapacitados o personas vulnerables, con vistas a lograr la equidad social.

Para algunos grupos disidentes, el momento se presta para salir a las calles a protestar.

“Todos los miembros de la Asamblea (para Promover a la Sociedad Civil, APSC) están de acuerdo en ir a las calles”, dijo a periodistas la opositora Martha Beatriz Roque.

La APSC convocó el viernes a una manifestación frente a la embajada francesa, pero simpatizantes del gobierno abortaron el evento congregándose frente a las casas de los disidentes. Algunos opositores fueron encarcelados.

Durante las últimas semanas este tipo de actos progubernamentales se multiplicaron y el canciller Felipe Pérez Roque los justificó: Estados Unidos “paga, estimula, organiza y dirige estas provocaciones, que recibe por supuesto cumplida respuesta de nuestro pueblo, que es el dueño de sus calles”, dijo.

Al nivel de la población en general, que nada tiene que ver con los disidentes, la actual coyuntura es la de “mayor descontento” en años, aseguró por su parte a la AP, Elizardo Sánchez de la no gubernamental Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

Lanzamiento de piedras y pintadas callejeras fueron por estos días expresión de la desaprobación popular espontánea, manifestó Sánchez.

El problema es que “el gobierno sabe que estas convocatorias de la oposición pueden tener el papel de chispa o detonante que desate algún tipo de conmoción”, reflexionó el activista.