Cuba investiga muerte de 8 niños

LA HABANA (AFP).- La muerte de ocho niños en La Habana, inusual en un país que tiene la más baja tasa de mortalidad infantil de América Latina -5,8 por mil nacidos vivos-, mantiene en alerta a las autoridades cubanas, que llamaron a la población a “extremar” las medidas de higiene.

Los decesos “están siendo sometidos a meticuloso estudio con el propósito de determinar las causas y circunstancias precisas y su vinculación con la situación higiénico-epidemiológica” que existe en la isla, señaló una nota del Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP), que publican este lunes el diario Granma y el semanario Trabajadores, ambos bajo control estatal.

El texto dado a conocer “en respuesta a inquietudes de la población”, añadió que tras el paso del huracán Dennis por la isla, hace dos semanas, se ha detectado “un incremento de casos con síntomas digestivos, respiratorios, fiebres y eventualmente signos precoces de insuficiencia cardiorrespitratorias”.

A las afectaciones que dejó Dennis en Cuba en materia de abastecimiento de agua, combustible doméstico y electricidad, se suman -según la nota- “niveles de temperatura excepcionalmente elevados e intensas lluvias, que favorecen el incremento de enfermedades que afectan mayoritariamente a la población infantil”.

“En este contexto, han ocurrido en nuestra capital ocho fallecimientos de menores”, señaló el texto que no precisó las fechas de los decesos, la identidad y las edades de los infantes.

La noticia fue divulgada la noche el domingo en el noticiero de la televisión local, y este lunes empezaba a ser tema de comentario e inquietud entre la población.

“Estoy muy preocupada, no estamos acostumbrados (en Cuba) a que esto suceda, tengo plena confianza en el sistema de salud, pero no dejo de preocuparme”, dijo este lunes a la AFP una mujer de 37 años, madre de dos niños y trabajadora de la televisión local.

“Le pedí al niño que no coma ni beba nada en la calle”, acotó.

El MINSAP instó a la “población a extremar las medidas higiénicas y a colaborar con las acciones que desarrollan organismos en la capital” para mejorar el saneamiento ambiental, la calidad del agua de consumo y el control en la elaboración y expendio de alimentos.

Indicó que el sistema de salud otorga la máxima atención y seguimiento a estos casos, en todas sus instituciones, y para ello alertó y movilizó a “profesionales del más alto nivel y trabajadores en general”.

Esta labor cuenta con el apoyo de centros científicos, como el Instituto de medicina Tropical Pedro Kouri, el Instituto Carlos J. Finlay y el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, señaló.

Con una tasa de mortalidad infantil de 5,8 -según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)- Cuba logró en 2004 el registro más bajo de su historia en ese indicador -el mejor en América Latina- y se ubicó entre los primeros 36 países del mundo.

La salud y la educación son las principales banderas de las políticas sociales que impulsa el gobierno de Fidel Castro desde el triunfo de su revolución, en 1959.