Cuba permite a entidad EEUU reproducción
documentos de Hemingway

LA HABANA (EFE).- Cuba permitirá al Consejo de Investigaciones de las Ciencias Sociales de EEUU utilizar la reproducción de documentos originales de la colección de la casa museo del escritor estadounidense Ernest Hemingway en La Habana.

La presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural de la isla, Marta Arjona Pérez, firmó con Stanley Katz, presidente del Grupo de Trabajo que atiende Cuba en el Consejo de Investigaciones de las Ciencias Sociales de Estados Unidos, un acuerdo para utilizar la reproducción de los documentos. “La firma de este Acuerdo forma parte de los compromisos de colaboración para la preservación del patrimonio del escritor norteamericano”, dijo Arjona a EFE.

Según explicó Arjona, este documento se basa en el Primer Acuerdo firmado entre ambas partes en el año 2002, el cual regula las actividades esenciales para la conservación del patrimonio documental legado a Cuba por el célebre escritor.

El museo Hemingway instalado en la “Finca Vigía”, que fuera la residencia del escritor estadounidense en Cuba entre 1939 y 1961, conserva más de 22.000 piezas, entre libros, fotos, filmes, trofeos de caza, armas, objetos deportivos y de pesca del autor de “Por quién dobla las campanas”, entre otras muchas obras.

La colección de documentos, que ha permanecido guardada en la casa donde vivió largas temporadas el novelista, incluye 3.000 cartas, documentos y manuscritos de algunas de sus obras, así como más de un millar de fotografías y 9.000 libros.

La reproducción en soporte digital y microfilme de los documentos originales de la Colección Hemingway del Museo Ernest Hemingway en La Habana, se entregarán a la Biblioteca del Congreso John F. Kennedy, de EEUU, para ser utilizados por especialistas y estudiosos de la vida y la obra del escritor.

El Consejo Nacional de Patrimonio Cultural y el Consejo de Investigaciones de las Ciencias Sociales de EEUU estiman que los beneficios derivados del acuerdo ayudarán al mejor entendimiento de la vida y la obra del novelista en su período cubano.

Desde febrero pasado, el museo de Finca Vigía se encuentra sometido a un complejo proceso de restauración, al que se ha destinado un presupuesto de 270.000 dólares, según informó recientemente Arjona.

“La restauración del inmueble es asesorada por un grupo de arquitectos que, sin hacer modificaciones estructurales, actualmente trabajan en los techos y otras partes de ese inmueble”, indicó la funcionaria del ministerio de Cultura.

En estos momentos la rehabilitación del museo está concentrada en las cubiertas de los techos de un cuarto y el que fuera despacho del novelista, dijo a EFE la directora del museo, Ada Rosa Alfonso Rosales.

La reparación, programada para un año, se está realizando por etapas y ha concluido en áreas como el “bungalow”, la piscina, la pérgola y el tercer piso de la edificación, que están abiertas al público.

Cuando el escritor estadounidense se suicidó en julio de 1961 en Ketchum (Idaho, EEUU), el gobierno cubano autorizó a su viuda, Mary Hemingway, a retirar parte de la documentación y ella decidió dejar la casa para que se convirtiera en un museo.

La casona, construida por el arquitecto español Miguel Pascual y Baguer, está enclavada en una pequeña colina y su finca ocupa cuatro hectáreas de extensión en el barrio San Francisco de Paula.

Allí el célebre autor escribió una de sus novelas más famosas: “El Viejo y el Mar”, que le mereció el premio Pulitzer en 1953, un año antes de obtener el Nobel de Literatura.

En Cuba, Hemingway también escribió “Nadie muere nunca” (1939), “Por quién doblan las campanas (1940), “Hombres en guerra” (1942), “El gran río azul” (1949), “A través del río y entre los árboles” (1959) y las fábulas “El buen león” y “El toro fiel”, entre otras obras.