Cuba pide seguridad por terrorista comisión EU

LA HABANA (EFE).- Cuba pidió ayer a la ONU que adopte medidas por la presencia del cubano Luis Zúñiga Rey, considerado por La Habana como un “connotado terrorista”, en la delegación de EEUU en la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra.

En una carta dirigida al secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, el embajador cubano en la ONU, Orlando Requeijo, protesta por la presencia de Zúñiga en la delegación estadounidense, denunciada el pasado día 16 por el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, en la reunión de Ginebra.

“Supone una verdadera afrenta y una total falta de respeto tener bajo el disfraz de diplomático y como miembro de una delegación a un individuo de amplio y conocido expediente criminal”, denuncia la carta divulgada hoy en La Habana.

La alusión al expediente se refiere al informe del Relator Especial de la ONU sobre la utilización de mercenarios, el peruano Enrique Bernales Ballesteros, presentado ante la CDH en 1999.

Este informe, recuerda la carta, señala a Zúñiga, de origen cubano y radicado en Miami, como miembro del grupo clandestino de seguridad de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA).

Según el informe de Ballesteros, Zúñiga reclutó al guatemalteco Percy Francisco Alvarado Godoy para estudiar puntos susceptibles de atentados terroristas en Cuba, agregó el embajador.

Las acciones promovidas por Zúñiga fueron frustradas porque Alvarado Godoy resultó ser un agente de la seguridad del Estado de Cuba.

Zúñiga abandonó Cuba en 1973 y a su arribo a Miami se enroló en una operación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), “consistente en un plan de infiltración en territorio cubano para efectuar sabotajes y atentar contra la vida de los principales dirigentes del país”.

El plan, según el diplomático, fue neutralizado por las autoridades cubanas en agosto de 1974.

Zúñiga fue detenido con explosivos y armas, juzgado y condenado a 25 años de cárcel, de los cuales cumplió 14 porque fue liberado en 1988.

“A su retorno a Estados Unidos se vinculó a la FNCA y estuvo involucrado directa o indirectamente en la colocación de bombas en hoteles en La Habana y otras acciones terroristas en hospitales cubanos”, continúa la carta.

La presencia de Zúñiga en la delegación norteamericana “no sólo es irrespetuosa para con la Organización de las Naciones Unidas, sino que (…) pone en riesgo la seguridad de esa sede y de todos los delegados”, añade Requeijo.

“Cuba espera que la presidencia de turno de la CDH adopte las medidas correspondientes frente a un delegado impropio y actúe en consecuencia”, continúa el diplomático cubano, que pide a Annan que utilice la carta como documento de la Asamblea General.

Requeijo ha dirigido también un escrito al español Inocencio Arias, presidente del Comité contra el Terrorismo del Consejo de Seguridad de al ONU, para pedirle que adopte las medidas adecuadas por la presencia de Zúñiga y divulgue el contenido del texto entre los miembros de la organización.