Cuba reduce meta de crecimiento a 1.4% en 2014

Bandera de Cuba

LA HABANA. AFP. La economía cubana crecerá 1,4% este año, por debajo del 2,2% previsto inicialmente, debido al menor ingreso de divisas, a condiciones climáticas “adversas” e “insuficiencias internas”, anunció el ministro de Economía, Adel Yzquierdo, citado este lunes por el diario oficial Granma.  

“En cuanto al cierre del presente año, se estima un incremento del PIB (producto interno bruto) en el entorno del 1,4%, para lo cual se requiere un mayor dinamismo de la economía en el segundo semestre”, señaló Yzquierdo en una reunión del Consejo de Ministros que encabezó el sábado el presidente Raúl Castro, indicó Granma.

La economía cubana “crece con relación al 2013 aunque no se alcanzan los niveles previstos en el plan, lo cual induce una desaceleración superior a la esperada”, añadió Yzquierdo, quien precisó que “en el primer semestre del presente año se prevé un crecimiento de 0,6% del PIB”.

La desaceleración se debe “a que no se logran los ingresos externos planificados (divisas provenientes de exportaciones y remesas familiares), a la existencia de condiciones climatológicas adversas y a las insuficiencias internas que continúa enfrentando nuestra economía”, añadió, sin precisar cuáles.

“Todo esto en el marco de una compleja situación internacional y un recrudecimiento del bloqueo” económico estadounidense a la isla, vigente desde 1962, apuntó.

En diciembre pasado el gobierno comunista había fijado una meta de crecimiento del PIB de 2,2% para 2014.

La economía cubana creció 2,7% en 2013, por debajo de la meta oficial de 3,6%, manteniendo el pobre desempeño de los años anteriores.

Durante la reunión, Raúl Castro llamó a los ministros “una vez más, a analizar con profundidad las causas de las dificultades que continúan dañando a la economía cubana, la cual, aun cuando crece, no lo hace al ritmo necesario”.

“Tenemos una tarea gigantesca por delante, pero no podemos permitir que nos abrumen los problemas, ni amedrentarnos ante ellos”, agregó el presidente cubano, quien puso en marcha reformas para tratar de hacer eficiente el agotado modelo económico centralizado.

Las reformas han abierto mayor espacio al sector privado, aunque el Estado controla todavía más del 90% de la economía nacional