Cuba se anota triunfo en la Cumbre Iberoamericana

SAN JOSE (AFP).- Pese a que el presidente Fidel Castro fue uno de los grandes ausentes de la XIV Cumbre Iberoamericana, Cuba se anotó un triunfo con la condena en la Declaración de San José a “todas las formas de terrorismo” y el “enérgico rechazo” al embargo comercial estadounidense contra la isla.

   La cita, que reunió a los presidentes y jefes de Estado de Portugal, España y las 19 naciones latinoamericanas, emitió una condena explícita a “cuatro conocidos terroristas” que habrían intentado asesinar a Fidel Castro durante la X Cumbre Iberoamericana que se realizó en noviembre del 2000 en Panamá.

   Los jefes de Estado expresaron su “profunda preocupación por la reciente liberación de cuatro conocidos terroristas de origen cubano responsables, entre otros crímenes, del intento de ejecutar un ataque terrorista en el marco de la X Cumbre Iberoamericana”.

   Asimismo, la Declaración de San José fue explícita en el “enérgico rechazo a la aplicación unilateral y extraterritorial de leyes y medidas contrarias al derecho internacional como la Ley Helms Burton (embargo comercial a Cuba) y exhortamos al gobierno de Estados Unidos a poner fin a su aplicación”.

   Cuba estuvo representada en la cumbre de San José por el vicepresidente Carlos Lage, quien además allanó el camino de la normalización de las relaciones diplomáticas con Panamá, con el restablecimiento de las oficinas consulares.

   Cuba rompió en agosto pasado con Panamá, cuando la presidenta Mireya Moscoso –que abandonó el cargo el 1 de setiembre– indultó a los cuatro cubanos, dirigidos por el anciano anticastrista Luis Posada Carriles, también acusado en Venezuela de haber dinamitado en 1976 un avión de Cubana de Aviación en el que perecieron 72 deportistas y tripulantes.

   Lage se reunió en San José con el nuevo jefe de Estado panameño, Martín Torrijos, y allí anunciaron la reanudación de las relaciones consulares para avanzar en las próximas semanas o meses hacia el restablecimiento pleno de la relación diplomática.

   Previo a la cumbre del viernes y sábado, Cuba acaparó la atención de la prensa internacional, cuando activistas de izquierda boicotearon el miércoles un foro en la Asamblea Legislativa donde se buscaba cuestionar la política de derechos humanos en la isla caribeña.

   Asimismo, el jueves por la noche, Lage arremetió contra Estados Unidos y la Unión Europea, durante un acto de solidaridad con el régimen castrista en la capital costarricense.

   “Nosotros nunca esperamos otra cosa de Estados Unidos que el bloqueo y la agresión, y estamos preparados siempre para lo peor, incluso para una agresión militar”, declaró Lage tras participar la noche del jueves en un acto de solidaridad con la revolución cubana en San José.

   Lage también atacó a la UE por su política de derechos humanos, por exigir cambios democráticos en Cuba e imponer sanciones a la isla mientras que no pone condicionamientos a Estados Unidos por “las torturas y el desastre humanitario” en Irak.

   “Cuando uno ve esta llamada posición común (de la UE) no puede menos que llegar a la conclusión de que es un monumento a la hipocresía, que Cuba rechaza con toda firmeza”, dijo Lage.

   El vicepresidente cubano reconoció que los países europeos se han opuesto al bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba, pero afirmó que de una y otra forma se han plegado a la “campaña imperialista” de acusaciones por violaciones de los derechos humanos, falta de libertad y democracia en la isla.