Cuba y Venezuela avanzan en planes de integración

http://hoy.com.do/image/article/204/460x390/0/BFE64136-1027-4FB6-8BB3-1E392CFE6DE3.jpeg

LA HABANA (EFE).- Fidel Castro y Hugo Chávez estrecharon ayer su alianza con nuevos convenios que convierten a Venezuela en el principal aliado de la debilitada economía cubana y renovaron su compromiso en torno a su proyecto de integración regional.

El presidente venezolano Chávez, cada vez más distanciado de Washington, ha llegado a Cuba arropado por una numerosa delegación de ministros y empresarios, dispuesto a impulsar el intercambio con la isla y volcado en su Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) en contraposición al ALCA (Area de Libre Comercio de América) impulsada por EEUU.

En la agenda de la visita figura la firma de una decena de acuerdos de cooperación -algunos sobre actividades fundamentales como electricidad y petróleo- y la celebración de la primera reunión para la aplicación del ALBA.

El ALBA “ya arrancó desde hace rato. Está en desarrollo, estamos en pleno desarrollo”, dijo Chávez en unas breves declaraciones a la prensa durante su primer acto público junto al gobernante cubano Castro, en la inauguración de una oficina del gigante petrolero de Venezuela (PDVSA) en la Lonja de Comercio de La Habana.

La presencia de PDVSA en Cuba tiene una importancia estratégica para ambos países.

Venezuela pretende convertir la isla en su centro de operaciones para el Caribe y Cuba se ha beneficiado de un significativo aumento del suministro de petróleo venezolano pactado en el Convenio Integral de Cooperación suscrito en 2000.

“Estamos poniendo una base de operaciones en Cuba”, dijo el miércoles el ministro venezolano de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez.

El ministro indicó que las exportaciones de petróleo a la isla han superado los 50.000 barriles diarios a precios preferenciales recogidos en el convenio y han alcanzado los 80.000 barriles.

Con este incremento en el suministro de petróleo a la isla, Venezuela se ha convertido en el principal pilar de la debilitada economía cubana que, según Castro, empieza a recuperarse ahora del “periodo especial” en que se sumió tras la caída del bloque soviético.

Además, Cuba y Venezuela pretenden impulsar su comercio bilateral, que fuentes oficiales cubanas estimaron en unos 1.500 millones de dólares en 2004.

Para lograrlo, el Banco Industrial de Venezuela (BIV) abrió hoy una sucursal en La Habana con un monto asignado de unos 400 millones de dólares para las operaciones de comercio conjunto de productos no petroleros.

Cuba espera todo tipo de bienes de consumo de Venezuela, desde sardinas en lata a chocolate pasando por ropa, muebles y electrodomésticos, que podrían venderse a precios subvencionados en una cadena de tiendas que se abrirá en la isla.

El presidente del Banco Industrial de Venezuela, Luis Quiaro, explicó a EFE que la nueva oficina operará bajo una licencia extraordinaria, la primera otorgada en Cuba a un banco extranjero, que le faculta a recibir y otorgar créditos o financiación.

Esta semana, adelantó, se realizarán reuniones de coordinación sobre la financiación de este nuevo esquema de comercio, que tiene como base la Alternativa Bolivariana para las Américas.

El BIV cuenta con una aportación de 200 millones de dólares del BANDES, otros 81 millones a través de Bancoext (Banco Exterior) y 119 millones más en créditos para impulsar esta relación comercial.

Para explorar las posibilidades del mercado cubano, más de 200 empresas han acudido a la I Feria Expositiva de Productos Venezolanos, que permanecerá abierta hasta el sábado en La Habana.

Más allá de los negocios, Chávez y Castro tendrán oportunidad de hablar largo y tendido sobre el ALBA, la situación en América Latina y sus diferencias con Washington en la sesión especial de la I Reunión para la aplicación del ALBA prevista para esta noche.

De las bondades del ALBA pasarán a las críticas al ALCA en la sesión especial del IV Encuentro Hemisférico contra el Area de Libre Comercio de América organizada para mañana, viernes.