Cubanos continúan celebrando, a pesar del cansancio y las lluvias

Cuban-Americans celebrate the death of Fidel Castro, Saturday, Nov. 26, 2016, in the Little Havana area in Miami. Castro died eight years after ill health forced him to formally hand power over to his younger brother Raul, who announced his death late Friday, Nov. 25, on state television. (AP Photo/Alan Diaz)
Cuban-Americans celebrate the death of Fidel Castro, Saturday, Nov. 26, 2016, in the Little Havana area in Miami. Castro died eight years after ill health forced him to formally hand power over to his younger brother Raul, who announced his death late Friday, Nov. 25, on state television. (AP Photo/Alan Diaz)

Ni la lluvia ni el cansancio le quita energía a los cubanos que celebraban ininterrumpidamente desde la noche del viernes la muerte de Fidel Castro, en la Pequeña Habana de Miami.

Cantando y bailando, los cubanos festejaron por segunda noche consecutiva frente al emblemático Café Versailles de la calle 8, que durante décadas fue el lugar de encuentro de la comunidad cubana en el exilio aunque raramente para celebrar.

La fiesta comenzó a medianoche del viernes, se prolongó durante todo el sábado y continuaba este domingo. Aunque las calles se abrieron al tráfico brevemente en la mañana en un esfuerzo de las autoridades de recuperar la normalidad, debieron cerrarlas de nuevo en la tarde.

“No me canso de celebrar porque parece mentira, nunca pensé que este momento iba a llegar”, comentó Delsy, que no quiso dar su apellido. Una pareja cantaba Guantanamera con micrófono y amplificador, otros coreaban a ritmo de cacerolas “La vida es un carnaval” y un corro voceaban “¡Fidel, tirano, llévate a tu hermano!”. Fidel Castro murió la noche del viernes en La Habana a los 90 años, anunció su hermano Raúl, actual presidente cubano.

En tanto, los cubanos del exilio convocaron a manifestar “por la libertad y la democracia” el miércoles en Miami. El acto coincide con el momento en que comenzará en Cuba la procesión de las cenizas de Fidel Castro por la isla, para que 11 millones de personas le rindan tributo. “Murió el tirano pero sigue la tiranía”, comentó Orlando Gutiérrez, de la Asamblea de la Resistencia Cubana.