Cubanos se quedaron esperando los cambios prometió Raúl Castro

http://hoy.com.do/image/article/335/460x390/0/DC2EAF11-7225-46CB-B5D1-669E0256DCA7.jpeg

LA HABANA. AFP. El ajuste económico anunciado por Raúl Castro fue recibido por algunos cubanos como Miguel, un taxista de 57 años, como un “balde de agua”, pero al igual que otros espera aún que, junto al apretón, “suelte” alguno de los cambios de que se rumora para mejorar su vida cotidiana.

 Mientras conduce el ‘almendrón’ -clásico automóvil estadounidense de los años 50- con que sostiene a su familia, el taxista piensa en voz alta: “Esperaba algo nuevo, algún salto, lo que veo es que la cosa se pondrá bien dura”, expresó.

 Ramiro, un joven albañil que ahora conduce un bicitaxi porque le es “más rentable”, también vio frustradas sus expectativas cuando Raúl pidió a los cubanos el viernes, en un discurso ante el Parlamento, austeridad, rigor y trabajar más.

 “Esperaba que tirara algo nuevo. Pero nada”, dijo a la AFP. Sin embargo, reconoció que “el verbo del General se ajusta a la realidad”.

 Muchos pensaban en medidas como las que Raúl aprobó los últimos meses, cuando autorizó a los cubanos a hospedarse en hoteles, contratar celulares, y liberó la compra de equipos electrodomésticos como DVD y computadoras.

 Además de la solución al problema del transporte, alimentación y vivienda, y la eliminación de la doble moneda -pesos devaluados y moneda dura-, la población quiere más espacio para los negocios privados, el levantamiento de las restricciones sobre los viajes al exterior, y el libre comercio de autos y casas, posibilidades que circularon en los últimos meses pero sólo en rumores.  Desde que hace dos años tomó el mando ante la enfermedad de su hermano Fidel, Raúl emprendió reformas.