“Cuelgo mis hábitos pero no mi dignidad;seguiré luchando”

31_03_2017 HOY_VIERNES_310317_ El País3 A

Awilda Reyes Beltré, la jueza procesada penal y disciplinariamente por alegada prevaricación, renunció como jueza antes de que el Consejo del Poder Judicial (CPJ) emitiera lo que ella misma calificó como el “fallo de una destitución programada”.
En horas de la mañana acudió al edificio de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), a dejar la toga y el birrete que usó durante sus más de diez años de ejercicio profesional.
Pero antes, dejó claro al país que no se rendirá; que defenderá su honor en el juicio penal que se le sigue, y en el que espera hayan jueces independientes que le den la oportunidad para que aflore “toda la podredumbre” que hay dentro el Poder Judicial, y que comenzó a develar en el juicio disciplinario, donde no se lo permitieron.
“Me voy, pero no con el rabo entre las piernas, sino luchando hasta demostrar mínimamente lo que está pasando en el Poder Judicial, y cómo una sola persona, abusando del poder, ha podido echar por tierra lo que a un grupo de profesionales preparados le costó años construir”, dijo.
Un adelanto. Denunció como parte del asedio a que ha sido sometida, que esta misma semana “la estructura que opera desde una oficina de abogados entre los que hay algunos defensores de Odebrecht, ha prometido impunidad a uno de los imputados”, a cambio de que este la incrimine en el proceso penal pendiente.
Sin embargo, no reveló cuál bufete de abogados, ni el nombre del imputado.
“Tan lejos ha llegado esta estructura, que no ha encontrado límites o quien se le enfrente; no ha encontrado quien los haga asumir las responsabilidades de sus propios actos. A todos ellos les digo: no importa lo que hagan, no importa lo que digan; me defenderé de ellos y de todos, uno a uno, como caballeros si lo son, o a todos juntos como malandrines”, sentenció.
Reconoció que le será difícil, señalando que aunque su renuncia inhabilita al CPJ para destituirla como era su propósito con el juicio disciplinario cuyo fallo se reservó el pasado martes, está segura de que su presidente, Mariano Germán, “instruirá a sus advenedizos” para la condenen aún sea en el juicio penal, ya que él ha jurado que no se retirará hasta no verla de nuevo en la cárcel.
Una exhortación. Reyes Beltré llamó a sus excompañeros “respetables, honrables y sacrificados” a reaccionar, para que la SCJ única y exclusivamente nombre jueces por sus méritos profesionales y personales demostrados.
“¡Defiendan su dignidad; cien mil o doscientos mil pesos no puede valer la dignidad de un ser humano; defiendan la independencia, ya que de continuar así, no van a seguir siendo más que un sello gomígrafo de aquellos que están manipulando la justicia desde las más altas instancias, pues el silencio los hace cómplices y los están acorralando!”
Dijo que ejemplo de sus afirmaciones hay muchos, y citó la destitución de José Dionicio Duvergé Mejía, Rosó Vallejo Espinosa y Víctor Mejía Lebrón, y el de otros seis jueces suspendidos en menos de dos meses, “lo cual es un mal síntoma de que algo anda mal”.

Ustedes que son una clase preparada, ¡únanse y defiéndanse como clase! dijo en una rueda de prensa.