Cuestionan brecha financiera para renegociar deuda

Un reciente informe de Bear Stearns cuestiona que en el presente año la balanza de pagos de la República Dominicana presente un déficit de 300 millones de dólares, como había sido estimado en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Además, el informe advierte que si la reestructuración de la deuda externa con el Club de París implica una reestructuración de la deuda con los poseedores de bonos soberanos, el costo sería demasiado elevado para cerrar una brecha financiera que podría no existir y que en todo caso sería irrisoria.

El informe estima que en la cuenta de errores y omisiones de la balanza de pagos ha sido sobreestimada, ya que se contempla que ascienda a 1,300 millones en el 2002, mientras que ellos estiman que no supere el nivel del 2002, que fue de 967 millones de dólares, con lo cual se cerraría la brecha financiera de la balanza de pagos estimada en 300 millones de dólares en el acuerdo con el FMI.

Adicionalmente, el informe plantea que ha sido subestimado el superávit de la cuenta corriente de balanza de pagos en 300 millones.

El programa con el FMI estima un superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos de 700 millones de dólares, pero el informe de Bear Stearns estima que ese superávit alcanzará los 1,000 millones de dólares, como resultado de la reactivación del turismo y de la economía mundial.

Si se logra reducir la cuenta errores y omisiones al nivel previsto por Bearn Stearns y se consigue que el superávit de la cuenta corriente aumente a 1,000 millones en el presente año, en vez de haber un déficit de 300 millones en la balanza de pagos, habría un superávit de 300 millones, ya que la ganancia neta sería de 600 millones de dólares.

Para Bearn Stearns resultaría cuestionable que la República Dominicana renegocie la deuda con el Club de París, si se estableciera como condición igual tratamiento para la deuda privada.

La brecha financiera es relativamente pequeña con relación a las ganancia que podría ser lograda de restablecerse la confianza en el peso dominicano, afirma Bear Stearns.

Además, plantea que el problema del país no es de solvencia, sino de liquidez.

No obstante, se tienen informes de que las autoridades dominicanas están haciendo esfuerzos para que al país no se le aplique el tratamiento de comparabilidad en la renegociación de la deuda con el Club de París, que sería lo que obligaría a reestructurar en igualdad de condiciones la deuda privada.