Cueto aun sigue en RD; Clásico estaría en dudas

D1

Johnny Cueto sigue en su natal República Dominicana, acompañando a su convaleciente padre, una semana después que los pitchers y receptores de los Gigantes de San Francisco se reportaron para los entrenamientos de primavera.
Los Gigantes esperan comunicarse con el derecho para determinar cómo está de condiciones y si cree que podrá lanzar para su país en el Clásico Mundial de béisbol.

El mánager de San Francisco, Bruce Bochy, manifestó que no está preocupado por la preparación de Cueto de cara a la próxima temporada.
El estelar abridor mantiene una rutina de soltar el brazo y acondicionamiento físico en la academia del club.

Pero Bochy advirtió que el Clásico “empieza a causar cierta inquietud”.

Cueto firmó un contrato de 130 millones de dólares por seis años previo a la pasada temporada. Tuvo foja de 18-5 con 2.79 de efectividad, incluyendo cinco juegos completos, en 32 aperturas el año pasado.
Abreu es mentor. José Abreu emprende su cuarta temporada en las mayores con una coyuntura muy diferente a la que se encontró cuando se incorporó por primera vez a los Medias Blancas de Chicago.

Cuando Abreu llegó a Estados Unidos procedente de su natal Cuba en 2014, los Medias Blancas eran un equipo veterano con jugadores como Paul Konerko, Adam Dunn, John Danks y Alexei Ramírez. Chicago es ahora un equipo en reconstrucción, y Abreu es uno de los veteranos a cargo de llevar la voz de líder en el club.

Solo los lanzadores José Quintana, Nate Jones y Jake Petricka, y el jardinero Avisail García permanecen del roster de 2014 de los Medias Blancas.

“Primero que todo, es muy bonito lo de ser el veterano de este equipo. Es un orgullo para uno”, dijo Abreu el domingo.

Añadió que el nuevo mánager, Rick Rentería, le planteó asumir un mayor liderazgo dentro del equipo: “Si él entiende que eso es lo factible para que los Medias Blancas ganen, ahí estamos con toda la disposición”, afirmó el cubano.

Abreu tomó parte de su primer entrenamiento el domingo tras reportarse el sábado. La lluvia impidió la mayor parte de las actividades al aire libre durante el fin de semana, aunque los bateadores pudieron tomaron algunos swings en las cajas.

Rentería, quien ascendió del puesto de coach de banca a mánager al cabo de la pasada campaña, quiere que el primera base de 30 años de edad sea un mentor en el camerino.

“Es alguien que trabaja duro, que busca seguir mejorando, y puede hablar con ellos (los jóvenes) y transmitirles esa confianza”, declaró Rentería.

Luego de un pobre rendimiento en los primeros cuatro meses de 2016, Abreu cerró fuerte al batear para .338 con 14 jonrones desde el 1 de agosto. Acabó con un promedio de .293, además de 25 jonrones y 100 impulsadas.

Fue su tercera campaña seguida con por lo menos 100 impulsadas, pero los Medias Blancas acabaron con una cuarta temporada consecutiva con un porcentaje por debajo de .500.