Cuidado con la conducción nocturna

4B_Deportes_18_Autos1,p01

El sistema de iluminación del auto es uno de los elementos más importantes de cara a la seguridad, y es importante comprobar su correcto funcionamiento regularmente.
A pesar de la iluminación que ofrecen los autos, el riesgo de sufrir un accidente por la noche se incrementa debido a la disminución de la visibilidad y a un campo visual notablemente reducido. También resulta más complicado calcular la velocidad y tardamos más tiempo en interpretar las señalaciones.
Por ende los expertos en tema de transito y seguridad, aconsejan valorar como una mejora los diferentes sistemas de iluminación que ofrezcan como opción faros con tecnología Xenón, LED, adaptativos, matriciales, etc. Para practicar una conducción segura siempre debemos aplicar cuatro señales básicas que cobran especial importancia al conducir de noche: atención, adaptación, anticipación y vigilancia.

Uno de los puntos principales para conducir de noche con seguridad es adaptar la velocidad a la visibilidad disponible y no pretender ver más allá del campo de visión que nos ofrecen los faros del vehículo. Esta actitud genera en el conductor una fatiga adicional que puede provocar una reducción en la atención y originar situaciones de peligro.

Los deslumbramientos son peligrosos así que, si se da esta situación, debemos mantener la trayectoria del vehículo y reducir la velocidad para adaptarla al nuevo y reducido campo visual. Si el deslumbramiento es persistente, podemos guiarnos por las líneas blancas que delimitan la carretera mientras seguimos reduciendo la velocidad.

Como consejo, evitemos circular de noche con alguna de las luces interiores encendidas, es conveniente reducir la iluminación del habitáculo, las luces internas reducen la visión exterior.

Además, por la noche, la fatiga es uno de los mayores enemigos del conductor. Conviene descansar antes de realizar viajes nocturnos y pararse al mínimo síntoma de somnolencia, dormir unos minutos permitirá proseguir en seguridad.

Utilizar luces largas reduce la fatiga, pero debemos ser precavidos y cambiar para no deslumbrar al resto de conductores.