¡Cuidado con la picadura de garrapata!; ¿Por qué son peligrosas?

¡Cuidado con la picadura de garrapata!; ¿Por qué son peligrosas?

Las garrapatas son unos parásitos que suelen habitar en zonas boscosas o de hierbas altas, pero también en dehesas y prados, especialmente donde hay ganado. Estas pueden permanecer adheridas a otros animales para alimentarse de su sangre después de producir una picadura.

En España, las hospitalizaciones por la enfermedad de Lyme, que transmiten algunos tipos de garrapatas, han aumentado un 191,8% entre 2005 y 2019, según un estudio publicado por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

Este incremento puede explicarse porque hay una mayor presencia de garrapatas en los montes y parajes españoles, debido a los inviernos más cortos y otoños más suaves.

Además, los cambios en la distribución de las poblaciones animales y la mayor proximidad del ser humano a los hábitats rurales han contribuido a su aumento.

No obstante, el experto recalca que, a pesar de los datos, la enfermedad de Lyme continúa siendo a día de hoy “infrecuente”.

¿Por qué son peligrosas las garrapatas?

Las picaduras de las garrapatas suelen ser indoloras y solo en un pequeño porcentaje pueden ser transmisoras de infecciones como la mencionada enfermedad de Lyme o, en menor medida, la fiebre botonosa mediterránea, la fiebre de Crimea-Congo y la tularemia.

El peligro de la enfermedad de Lyme radica en que, si no se detecta y se trata en la primera fase, da paso a fases con sintomatología grave similar a la meningitis.

En su fase más temprana, esta picadura se caracteriza por la aparición de un eritema alrededor de la perforación en forma de diana con aros rojizos concéntricos y con unos síntomas parecidos a la gripe.

El doctor Maset destaca que la enfermedad de Lyme “no es fácil de detectar, ya que muchos síntomas son similares a otras dolencias y pueden manifestarse meses o años después de la picadura”.

Qué hacer ante una picadura de garrapata

Por estas razones, conocer cómo son las garrapatas y saber cómo reaccionar adecuadamente es crucial para su prevención.

En primer lugar, el experto señala que “es importante saber que no todas las garrapatas pican al ser humano, ni todas transmiten enfermedades”.

No obstante, se debe actuar con celeridad, ya que algunas enfermedades, como la de Lyme, solo pueden contraerse si el parásito permanece varias horas adherido a la piel de la persona.

Si ya se ha producido la picadura, es necesario extraer la garrapata cuanto antes, sujetándola con unas pinzas de punta fina y roma cerca de la piel, y tirando de ella suavemente hacia arriba, evitando aplastarla.

Posteriormente, debemos lavar la zona con agua, jabón y antiséptico e introducir el parásito en un bote cerrado con un papel húmedo, por si fuera necesario analizarlo.

Si quedara alguna parte de la garrapata bajo la piel, se debe solicitar atención médica.

Si durante las semanas siguientes, notásemos síntomas como dolor intenso en la zona, fiebre o rigidez en el cuello, hay que acudir al médico con urgencia.

Decálogo de prevención contra garrapatas

Cuando se va a realizar alguna actividad en el campo se pueden seguir algunas pautas para reducir el riesgo de una picadura de garrapata. Desde Cinfa proponen el siguiente decálogo:

  1. Camina por el centro de los senderos. Cuando vayas al campo evita los paseos entre arbustos o vegetación alta y sentarte en zonas con mucha vegetación o en prados en los que haya ganado
  2. Lleva calcetines altos, ropa larga y calzado cerrado. Es recomendable introducir la pernera del pantalón dentro del calcetín o asegurarte de que este quede bien cubierto
  3. Usa ropa de colores claros. Será más fácil localizar si hay alguna garrapata sobre ella
  4. Aplícate un repelente adecuado. Es conveniente que contenga al menos un 20% de DEET (si se aplica sobre la piel) o permetrina (si se aplica sobre la ropa)
  5. A la vuelta, revisa tu cuerpo. Inspecciona las zonas de pliegues, como ingles, axilas o nalgas porque son los lugares que prefieren las garrapatas
  6. Dúchate tras cada salida. Hazlo tan pronto como sea posible y usa una toalla blanca o de color claro para secarte. Después, lava la ropa que hayas usado mínimo a 60ºC
  7. Extrae la garrapata lo antes posible. Si detectas una picadura, quítala rápido
  8. No uses remedios caseros en la extracción. Está contraindicado aplicar aceite, vaselina o calor para separar la garrapata de la piel porque pueden hacer que se contraiga y regurgite
  9. No la aplastes. Tras extraer la garrapata, en ningún caso la aplastes con los dedos o contra el suelo. Debes guardarla en un bote cerrado con papel húmedo para analizarla, si fuera necesario
  10. Limpia la zona de la picadura y acude al médico si quedan restos de la garrapata. Usa agua, jabón y antiséptico. Después, lávate exhaustivamente las manos.

Recuerda que, si en los siguientes días o semanas aprecias síntomas como dolor, fiebre, rigidez en el cuello, dolor de cabeza o debilidad, debes buscar atención médica y llevar la garrapata guardada en el recipiente para que la identifiquen y analicen.

Publicaciones Relacionadas