¡Cuidado si viajas embarazada!

Llegan las fiestas de fin de año, y millones de personas se lanzan a las carreteras, hacen filas en los aeropuertos y pasan largas esperas, que les genera un cansancio general y mucho estrés.

Si viajar es parte de tus planes festivos con tu familia, y además estás embarazada, ten presente lo siguiente: “Respira, relájate, y se paciente, el regalo más feliz que puedes darles a tus seres queridos es llegar a salvo”.

Además, considera las siguientes recomendaciones dependiendo el medio de transporte:

En carro

Haz un mantenimiento general de servicio en tu automóvil antes de hacer viajes largos.

Asegúrate de que tienes los mapas que necesites.

Averigua las condiciones de las carreteras antes de irte.

No te detengas en áreas remotas para preguntar por dónde tienes que ir.

Pon los paquetes de regalos y otros objetos de valor donde no puedan verse.

En Avión

Confirma tu reserva unas semanas antes de la fecha de salida.

Haz copias de tu itinerario para ti, tu pareja y para las personas que vas a ir a visitar. Consulta las normas federales de aviación actuales acerca de la seguridad, el equipaje que puedes llevar y las recomendaciones de llegada al aeropuerto de destino.

Si viajas con niños, mascotas o personas con necesidades especiales, haz arreglos específicos con la compañía aérea y lleva los suministros que se necesiten.

Viste ropa cómoda

Lleva números de teléfono de personas con las que puedas ponerte en contacto y un bolso de mano con ropa extra y artículos personales en caso de que la aerolínea pierda tu equipaje.

Más allá de los mitos generalizados de los cuidados que debes tener a la hora de viajar si estás embarazada, con algunas precauciones básicas podrás realizar cualquier viaje por prolongado que sea. Ya sea en avión, auto, tren o autobús, los viajes durante el embarazo pueden resultar confortables si la planificación es la correcta. Antes que nada debes pensar en las dificultades y complicaciones que puede haber en el viaje y si puedes resolverlas. Generalmente con un poco de organización verás que tu viaje puede discurrir sin mayores riesgos.

En qué etapa del embarazo puedes viajar

Mejor etapa para viajar

Esta es entre los 3 y 6 meses, con los cuidados necesarios puedes hacerlo incluso un poco después. Los primeros meses el estado del niño en gestación es más delicado y no conviene realizar movimientos bruscos. Por otro lado, durante el último tiempo antes del parto el riesgo de que nazca prematuro hace que no sea recomendable.

Recomendaciones 

Hay situaciones específicas en las que la futura mamá no puede viajar, por ejemplo cuando está enferma.

Fuera de eso, hay varios tips que puedes tener en cuenta para que tu viaje resulte placentero y saludable:

Lleva un botiquín durante el viaje

 El trabajo previo al viaje comienza con la preparación de un botiquín de primeros auxilios.

Utiliza siempre el cinturón de seguridad

Ya en el viaje, sea en automóvil, bus o por avión, el cinturón de seguridad siempre debe llevarse puesto aunque moleste un poquito. Colocando el cinturón por debajo de la panza basta para que ambos, el bebé y tu, estén seguros.

Toma vuelos nocturnos

Si tomas un vuelo de noche será mejor ya que podrás descansar y el bebé también lo hará. El trauma será menor y podrás evitarte el cansancio extremo luego de pasar por la tensión del viaje.  En el caso de viajar en carro, si puedes realizar paradas cada vez que lo necesites será mejor. Estirar y airear el cuerpo cada tres horas como mínimo te ayudará a sentirte más cómoda.

Lo que debes evitar

Evita hacer viajes largos al aproximarse la fecha prevista para el parto.

El reposo en el embarazo

Es primordial sobre todo en la última fase del proceso

En las últimas semanas te cansarás con gran facilidad. No duermes bien y te agota el peso adicional que llevas. Es importante que no luches contra el cansancio y descanses y te relajes tanto como puedas.

 Para evitar el cansancio. Coloca los pies en alto cada vez que sientas la necesidad a lo largo del día. Busca formas de entretenimiento que sean tranquilas: practica ejercicios de relajación, escucha música suave, lee libros  o revistas o teje alguna prenda para el bebé- Hacer las cosas más despacio ayudará a no fatigarte. Si puedes reduce a la mitad las jornadas de trabajo fuera de casa y establece como prioridad no cansarte.

La ecografía  y la vigilancia prenatal

No sólo es para saber el sexo del bebé

La ecografía se utiliza para vigilar su crecimiento, determinar la edad gestacional, fecha probable de parto, posición y condición de la placenta, detectar ciertas anomalías, como malformaciones del cerebro y la columna. El procedimiento es sencillo, solo se coloca una capa de gel y te pasan un instrumento llamado transductor.