Culpan recolectoras por basura sector Los Prados

POR LLENNIS JIMÉNEZ
En el sector Los Prados, cuyo nombre recuerda el verdor del césped que le caracterizó en sus inicios, abunda la basura y los propietarios de viviendas culpan de ello a la empresa recolectora. Las calles de esta zona céntrica del Distrito Nacional han dejado de ser su principal atractivo, debido a la cantidad de puestos de basura doméstica y de negocios que son apilados junto a los troncos de los árboles, pegadas a paredes y en áreas verdes.

Residentes del sector denunciaron que también están siendo afectados por una ola de robos y atracos nocturnos, tanto a hombres como a mujeres.

El cuadro de problemas se completa con un cúmulo de aguas pluviales que permanece en la intersección de las calles Nicolás Ureña de Mendoza y Amelia Francasci desde hace algunos meses, debido a que se tapó el registro del alcantarillado.

Rompe el panorama de esta área residencial los vertederos improvisados en la vía pública, entre otras, en las calles Luis Padila, Rafael Abréu Licarac, José López, Eliseo Grullón y Pablo Pumarol. Las aceras, algunas decoradas con grama de jardín, son las áreas más ocupadas por la basura. Hay tramo donde la gente se ve obligada a tirarse a la calle.

Guadalupe Marmolejos, quien habita en la residencia 111 de la calle Nicolás Ureña de Mendoza, afirmó que los frentes de muchas casas acumulan basura como consecuencia de la ausencia de los equipos de aseo. Expresó que tiene muchos días con basura en su puerta y que ayer no pudo realizar labores de aseo, para evitar depositar más desperdicios. “Ahora el camión no está pasando”.

La ama de casa precisó que hace un tiempo que los camiones de limpieza tardaron “muchísimo sin pasar y esto hedía a diablos”.

Marmolejos expresó que hacen lo que pueden para deshacerse de los desechos sólidos cuando no reciben el servicio, ya que en ocasiones, no toleran los malos olores que despide la basura.

Un hombre habita frente al parque de Los Prados y que dijo omitir su nombre por ser primo del síndico Roberto Salcedo, declaró que los camiones recolectores de basura tardan hasta una semana sin brindar el servicio.

“Siempre ha habido su basura. Pero el gran problema es que cuando llueve la calle se llena de agua, porque el filtrante tiene tierra. El Ayuntamiento siempre lo destapaba, pero ahora tiene mucho que no viene”, indicó el hombre, quien pidió el anonimato argumentando que su hermano es empleados del cabildo de Santo Domingo.

El dependiente del colmado Mauvi, Marino Martínez, dijo que desde hace unos tres meses paga a un particular para que le bote la basura en carretilla, ya que los equipos entran esporádicamente a la calle Rafael Abréu Licarac.

Entretanto, Sandy Cabrera dijo que Los Prados presenta dificultad con el aseo desde que el síndico Salcedo anunció que el Ayuntamiento tenía problemas para llevar la basura al vertedero de Duquesa, en Santo Domingo Norte.

Manifestó que esperan que con la firma del acuerdo a que arribaron los síndicos de la provincia Santo Domingo y el de la capital, termine la polémica.

Cabrera sostuvo, asimismo, que la gente tiene temor de ser atracado en el único parque que tiene Los Prados entre las calles Nicolás Ureña de Mendoza y Luis Padila. Dijo que el área verde está abandonada, lleno de grama, sin energía eléctrica y con basura. Indicó que por dos ocasiones ha estado a punto de ser atracado, razón por la que se querelló ante las autoridades policiales.

Los residentes de los alrededores del parque se alegraron ayer al enterarse de que una patrulla policía, compuesta por dos agentes, fue designada en el área, sin embargo, su júbilo fue menguado al saber que tendrán seguridad solo hasta que viva en la calle Nicolás Ureña de Mendoza la abuela del jefe de la Policía, mayor general Manuel de Jesús Pérez Sánchez.

De su lado, el hombre que habló bajo reserva de su nombre por supuesto parentesco con el síndico Salcedo, denunció que en el parque del sector Los Prados lo utilizan de noche para distribuir estupefacientes, realizar prácticas sexuales y cometer atracos. Con relación a las actividades amorosas, sostuvo: “A veces uno ve las parejas, a veces uno se hace que no los ve. A veces encuentro ropas interiores de mujeres, preservaticos”. Manifestó que incluso fue atracado el colmado Lupita, que está ubicado en las calles Nicolás Ureña de Mendoza con Amelia Francasci.