Cultivemos la verdadera humildad en los niños; consejos para padres

v5

Sin duda, la humildad es uno de los valores esenciales en la educación de los niños. Ser humilde significa sentir respeto hacia los demás, no infravalorar a nadie, no considerarse superior y sobre todo, tener una actitud permanente de aprendizaje.

La principal forma de enseñar a los niños a ser humildes es explicando con ejemplos y situaciones reales el significado de esta palabra tan abstracta, y por supuesto, dando ejemplo. Los padres tienen en este aspecto un papel muy importante.

Si a un niño le hablas de humildad, lo más normal es que no lo entienda. La palabra humildad, que viene del latín, significa ‘reconocer las limitaciones de uno mismo’. Es decir, reconocer los errores y debilidades.

Para que un niño pueda entender el significado de la humildad, los padres pueden aprovechar situaciones reales y cotidianas, así lo explica en material didactictico para padres titulado Educación infantil y publicado en http://www.guiainfantil.com.

Entre los tips para fomentar la humildad están los siguientes:

1. Aprovecha si tu hijo juega en equipo para explicarle que no siempre se gana y que aceptar la derrota y felicitar al vencedor es humildad.

2. Enseña a tu hijo a ganar, sin ridiculizar ni reírse de los que pierden. Y explícale que eso, es humildad.

3. Los abuelos son fantásticos transmisores de valores como la humildad. Enseña a tu hijo a respetar a las personas mayores y a escucharles. Y diles que eso también es humildad.

4. Si tu hijo se enfada por sacar malas notas y piensa que su profesor le tiene ‘manía’, enséñale a aceptar el suspenso y a esforzarse más. Y explícale que eso también es humildad.

5. Cuando tu hijo vea animales pequeños como mariposas o insectos, explícale que ninguno de ellos es menos importante que los más grandes. Enséñale a respetarlos y entenderá que eso también es humildad.

6. Pedir perdón no es tarea fácil. Sin embargo, es un acto de reflexión y arrepentimiento necesario. Enseña a tu hijo que es muy importante pedir perdón para enmendar una acción. Si en algún momento pegó a su amigo.

Si le dijo algo feo. Si se peleó con su hermano. Explícale que debe pedir perdón. Y que esto también es humildad.

7. Porque humildad es aceptar que uno se puede caer y siempre se tiene que levantar. Es aprender a perder y también a ganar. Es respetar a los que tienen más experiencia y ser tolerantes con las diferencias. Es tener la mente abierta y estar dispuesto a aprender durante toda la vida.

8. El papel de los padres. Para mostrarle a tu hijo a ser humilde, sé humilde. No pongas énfasis en lo que has hecho y lo que tienes. En cambio, céntrate en lo que se hace. Parte de ser humilde es entender y aceptar que no siempre tendrás crédito por lo que haces.

9. Participar en actividades que ayuden a otros. Lleva a tu hijo a limpiar un parque, o una playa. Sé voluntario en un hospital, corta hierba de un vecino o recoge basura a lo largo de la carretera. Esto ayudará a tu niño a entender que servir a los demás por ser humilde no es una debilidad.

10. Recuérdales a tus hijos cada día que incluso las personas que no son tan afortunadas como tú, son valiosas.