Cultura determina extracción irregular bienes arqueológicos

2C_¡Vivir!_29_1,p01

El personal de la Subdirección Técnica de Patrimonio Subacuático de la Dirección de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura (MINC) estableció una serie de anomalías cometidas por la empresa AMDAC Minería en el área arqueológica de Playa Preciosa, en Río San Juan, donde se encuentra un pecio (restos de un naufragio con valor arqueológico) del siglo XVI y una embarcación del siglo XX.
El informe, firmado por el responsable de la Dirección de Patrimonio Cultural Subacuático, Juan R. López, recomienda al Ministerio de Cultura y al Ministerio de Medio Ambiente que se proceda de inmediato a la confiscación de los bienes culturales extraídos del pecio ubicado en dicha zona arqueológica.
De acuerdo al informe, divulgado a través de la Dirección de Comunicaciones del MINC, por el personal de dicha subdirección de Patrimonio Subacuático, se observaron “perturbaciones en zonas del pecio, por la forma en que encontramos algunos lastres y fragmentos de cerámicas”.
Igualmente, se estableció que fueron extraídos bienes y fragmentos de las embarcaciones, tal y como se había denunciado en las redes sociales, medio por el cual fueron divulgadas fotografías de los objetos sacados de allí. La copia del informe fue remitida al viceministro de Patrimonio Cultural, Federico Henríquez Gratereaux y a Zoila González, viceministra de Gestión Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
Los técnicos también determinaron que AMDAC Minería hizo uso de una metodología inapropiada y grave, ya que esos objetos ahora están fuera de su contexto, creando dificultades para la interpretación científica del naufragio.
Sobre el rescate del pecio. Se recuerda que en 2010 fue contratada la compañía Deep Blue Marine, que estuvo trabajando para el rescate de este pecio.
Estos trabajos arrojaron la existencia de una gran cantidad de bienes importantes pertenecientes a la cultura mesoamericana, entre los que se encontraron monedas y joyas, entre otras.
Se presume que este pecio corresponde al barco San Miguel, el cual zarpó de La Habana, Cuba, hacia España, y según se cuenta, sufrió un accidente. Ante esta situación, tomó rumbo hacia el sur, hasta encallar en la región norte de La Hispaniola, en lo que es hoy Playa Preciosa, en Río San Juan.
La empresa AMDAC Minería, representada por Ron Alber, había obtenido un permiso del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales para bucear y sacar material que afectaba el área de Playa Preciosa, el cual le fue suspendido, luego de la denuncia de que se estaba dedicando a expoliar y destruir ese patrimonio cultural subacuático.