D’ Oca y Pulinario irán a los tribunales; personal de Najayo será trasladado

La comisión que investiga la muerte del recluso Rolando Florián Feliz, ocurrida en la cárcel de Najayo el pasado sábado, recomendó el retiro forzoso y posterior sometimiento a la justicia del capitán Lino D’oca  Jiménez y del teniente coronel José Antonio Pulinario Rodríguez, ambos de la Policía Nacional, a fin de que sean los tribunales los que determinen si ellos están comprometidos con la muerte del interno.

Asimismo, dispuso la destitución inmediata de esa cárcel del general Garibaldi Castellano y el traslado de todo el personal civil y policial que desempeña labores en la penitenciaría, “no debiendo ser reasignados a ningún centro penitenciario del país”.

En rueda de prensa encabezada por el procurador general de la República, Radhamés Jiménez, la comisión explicó que de acuerdo a sus indagatorias los hechos que culminaron con la muerte de Florián se originan en una discusión entre éste y el coronel Pulinario, momentos en que el recluso tenía un nivel de alcohol en la sangre de 177.57 mililitros.

Explicó que tras Rolando agredir al coronel, uno de los oficiales le propinó un golpe en la espalda con un garrote, sin lograr el objetivo deseado; es entonces cuando Rolando se dirige hacia el capitán Lino D’oca, a quien hirió en el labio inferior, lo que motivó que éste oficial usara una pistola y le disparara ocho veces al interno.

Tal como se ha dicho desde inicio del hecho la discusión sobrevino por presencia a deshoras de dos mujeres, una de ésta menor de edad.

Además del procurador participaron en la rueda de prensa el jefe de la Policía Nacional, Rafael Guillermo Guzmán Fermín; y el director de Prisiones, Manuel de Jesús Pérez Sánchez. También estaban los miembros de la comisión integrada por Ramón Arístides Taveras, procurador adjunto; Alejando Moscoso Segarra, fiscal del Distrito Nacional; el doctor Henry Garrido, supervisor general de Prisiones; y el general Manuel Castro Castillo, director central de Asuntos Internos de la Policía.