Dakota del Norte prohibe todo tipo de abortos desde latido del feto

CHICAGO. AFP. El mayoritariamente rural pero nuevo rico estado de Dakota del Norte, en Estados Unidos, prohibió este martes la mayoría de los abortos en un movimiento destinado a desafiar las leyes federales que protegen los derechos de la mujer de poner fin al embarazo.

 El gobernador republicano Jack Dalrymple firmó una ley que prohíbe cualquier aborto después de que se pueda detectar el latido del feto, algo que sucede típicamente en la sexta semana tras la concepción, cuando muchas mujeres aún ignoran que están embarazadas.

 La ley, la más restrictiva en la materia de las vigentes en Estados Unidos, no contempla excepciones por violación o incesto, la salud de la madre o si el embarazo iba a terminarse de todos modos por alguna anormalidad fetal.

 Nuevas restricciones para abortar. Dalrymple también aprobó dos leyes que prohíben el aborto debido a defectos genéticos o por el propósito de la selección de género. Y una tercera medida requiere una nueva obligación para los médicos que practican abortos: estar afiliados a un hospital, lo que impone en la práctica nuevas restricciones con respecto a la situación actual.

 Sólo hay una clínica de abortos en todo el estado y los adversarios de la interrupción del embarazo desean que se cierre.  

Los legisladores de mayoría republicana de Dakota del Norte aprobaron una ley que pide a los votantes enmendar la Constitución del estado para definir que el comienzo de la vida ocurre en la concepción.

Protección a embriones. Si la ley es ratificada en las elecciones de noviembre de 2014, la enmienda garantizaría protección completa a los embriones y fetos y podría suponer la prohibición de algunas formas de anticoncepción, la investigación con células madre y, posiblemente, la fertilización in vitro.  

La ley provocará sin duda desafíos legales, pero sus partidarios dan la bienvenida a cualquier oportunidad que les permita revertir la mítica decisión de la Corte Suprema en el caso Roe vs Wade que legalizó el aborto en 1973.  

Dalrymple ordenó a la legislatura facilitar fondos para luchar contra cualquier desafío legal y expresó su esperanza de que prevalezca la ley.

 “Aunque la posibilidad de que esta medida sobreviva un proceso judicial es una pregunta abierta, esta ley es sin embargo un intento legítimo de una legislación estatal para descubrir los límites del Roe vs Wade”, declaró en un comunicado.

 Los partidarios de la legalización del aborto insisten, sin embargo, en que la legislación será rechazada por la justicia.

 “Este radical paquete de medidas no va a resistir al escrutinio constitucional”, afirmó Sarah Stoesz, presidenta del Instituto de Planificación Familiar en Dakota del Norte, Dakota del Sur y Minnesota.

Litigios.  “Pero como resultado del desprecio de los líderes de Dakota del Norte hacia la salud de las mujeres, el estado se enfrentará a meses y años de interminables litigios, lo que costará a los contribuyentes cientos de miles de dólares”, advirtió.

 La Corte Suprema rechazó revisar la decisión de legalización del aborto a finales de octubre, denegando una petición del estado de Oklahoma (centro) que habría otorgado la condición de “persona” a los embriones.  

Se espera que otros casos relacionados con el aborto se presenten ante la corte en los próximos meses, cuando más estados aprueben leyes que lo restringen.  

Unos 20 estados tienen leyes previstas para prohibir o restringir fuertemente el aborto en caso de que la Corte Suprema revierta el caso Roe contra Wade, según el Guttmacher Institute.   Además, 41 de los 50 estados cuentan con algún tipo de limitación gestacional sobre cuándo se puede practicar un aborto.  

La mayoría lo limita en función de la viabilidad, el punto en que el feto podría sobrevivir fuera del útero. Otros le imponen un límite de 20 a 24 semanas, aunque permiten excepciones si la vida de la madre está en peligro por el embarazo.