Daniel Goleman aún tras fórmulas de inteligencia emocional

Redacción Internacional EFE.  Daniel Goleman, gurú de masas con libros como “Inteligencia emocional”, sigue buscando fórmulas de salvación en “Inteligencia ecológica”, un manual que llama al ciudadano a exigir la información necesaria para convertirse en un consumidor respetuoso del medioambiente.

La vocación de Goleman siempre fue resolver problemas y ha hilado su obra a través del concepto “inteligencia”, porque es “la manera más rápida de hablar de las aptitudes que tenemos para ser exitosos”, explica en una entrevista telefónica con Efe desde Nueva York.

Goleman, que estudió en Harvard y colaboraba con el New York Times, había buscado desde los años ochenta las claves para “vivir sabiamente en la Tierra” inspirado en la población de Sher, un pequeño pueblo tibetano que sobrevive desde hace siglos con unos recursos mínimos pero sabiamente utilizados.

En cambio, cuando intentó ver la aplicación universal, por una vez sintió que chocaba contra un muro difícil de superar.

“Me di cuenta de que nuestra percepción no está diseñada para procesar la destrucción del planeta y eso es lo que dificulta la reacción para el cambio. No vemos las moléculas tóxicas que entran en una casa y aceptamos cambios a lo largo del tiempo que a corto plazo nunca permitiríamos”, explica.

En 1993, sin embargo, se sorprendió con el caso de las grasas trans. “Al verse obligadas las empresas a hacer públicas las grasas trans, se produjo el fin mismo de estas grasas. La gente no las quería y las empresas, evidentemente, dejaron de utilizarlas”.