Daniela Vega, actriz transexual chilena: “No venimos a pedir permiso para ser quienes somos”

1

Santiago. A punto de estrenarse “Una mujer fantástica” del director chileno Sebastián Lelio, su protagonista, la transexual Daniela Vega, que interpreta a una trans, espera que la cinta haga que los espectadores tomen partido y los políticos acompasen su paso con el de la sociedad.

Pero la actriz, ovacionada recientemente en la Berlinale por su interpretación, no pretende erigirse en referente de un colectivo.

El guión, coescrito por Lelio y Gonzalo Maza y que obtuvo el Oso de Plata, plasma la historia de una pareja en la que ella (Marina) es transexual y él (Orlando) un divorciado y padre de familia, 20 años mayor, que fallece de repente.

A la pérdida de su pareja, Marina se ve confrontada al oprobio de la exesposa y uno de los hijos de Orlando, avergonzados de que éste se haya enamorado de una joven transexual y de origen humilde.

“La transexualidad de Marina no es un problema ni para ella ni para Orlando. Es un problema para el resto de la familia de Orlando, que la asedia por eso”, explica la actriz de 27 años, que desde los 15 a los 18 años hizo su “tránsito” a su sexualidad actual.

Pero sobre todo, la película obliga al espectador a decidir de “qué lado de la moneda” se encuentra.

“Es una especie de trabajo de examen de la empatía y la moralidad”, resume la actriz y cantante lírica, quien tras la “oscuridad” que sintió al principio del proceso está “muy feliz” con su condición actual.

“No venimos a pedir permiso para ser quienes somos, seamos trans o no, sencillamente somos como somos”, sostiene.