Danilo Medina aboga por acciones contra la pobreza, no recetas

22_09_2016 HOY_JUEVES_220916_ El País4 A

El presidente Danilo Medina afirmó ayer ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York que urgen cambios profundos en las formas en las que se dan los intercambios comerciales y los flujos financieros y que“es necesario revisar las reglas del juego entre países ricos y países pobres”.
Sostuvo que la República Dominicana defiende que, tan importante es trabajar día a día por la reducción de la miseria, como establecer estrategias para garantizar que el camino de salida de la pobreza sea una ruta sin retorno.

No obstante cree que para sacar de la pobreza a cientos de millones de personas, es necesario algo más que adoptar una receta e indicadores.

Estimó que es tiempo de sentarse a dialogar desde el respeto mutuo y la igualdad, sin privilegios y por el bien común.

“Este es el tiempo en el que todos añadimos valor. En el que las alianzas se conforman para construir y en el que ningún aliado es pequeño”, enfatizó.

Medina deploró en su alocución la situación de países en vías de desarrollo afectados por el proteccionismo de desarrollados. Criticó que estos últimos reclamen el cumplimiento de medidas en acuerdos de libre comercio, cuando no las cumplen.
Dijo que las naciones con tratados de libre comercio han sido obligadas a revisar los términos de los acuerdos a causa de estas prácticas de proteccionismo, que generan situaciones de competencia desigual.

Consideró que para ayudar, los países ricos deberían reducir su proteccionismo y subsidios y practicar el libre comercio.

Los hipócritas. Resaltó que la apertura comercial debería traer beneficios mutuos pero que las acciones proteccionistas impiden una relación de comercio justo y que ahora estos países rechazan reducir el proteccionismo en sus fronteras.
Mas en los tratados de libre comercio lo exigen a sus contrapartes de los países en desarrollo.

“Se quiere que nosotros, los países en vía de desarrollo eliminemos la protección a los bienes industriales pero ellos no eliminan los subsidios agrícolas”. Consideró esto una hipocresía.

Para los próximos cinco años, Estados Unidos empleará un promedio anual de US$97,800 millones en subsidios agrícolas.

La Unión Europea dedicará 408 mil millones de euros entre 2014 y 2020.
Medina explicó que este proteccionismo agrícola les permite inclinar los mercados a su favor y que como rutina, los aranceles y las barreras comerciales excluyen a los productos de los países en desarrollo.

Señaló las reglamentaciones fitosanitarias como otra de las barreras. Cuando no son transparentes, impiden a los agricultores de los países en desarrollo ingresar al mercado global.

“En vez de permitir estas distorsiones del mercado, en vez de hacer declaraciones retóricas, los países desarrollados deben dar pasos concretos para llevar a la práctica el ideal del comercio libre y justo”.

Planteó que los flujos financieros deben ser aliados del desarrollo y de la productividad y resaltó la importancia del sector financiero pero advirtió es una realidad que trae tantas oportunidades como peligros. Recordó el efecto de la crisis financiera de 2008.
Sostuvo que está comprobado que la libertad de movimiento de capitales puede ser usado con motivos de evasión fiscal y para blanqueo de recursos.

Señaló la falta de regulación como una gran amenaza para el financiamiento del Estado en todo el mundo, ya que dificulta a los gobiernos el cumplimiento de las grandes responsabilidades con sus ciudadanos. Allana el camino a los evasores y hace más complejo el trabajo de la administración fiscal.

Seguridad en banca. Medina informó que República Dominicana comenzó a adoptar las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat) contra el blanqueo de capitales, que incluyen una mayor supervisión de las instituciones financieras, mayor transparencia de las personas jurídicas y de la titularidad de los activos.

Igual la vigilancia de transferencias electrónicas y políticas de conservación de documentos, un marco de cooperación internacional y asistencia jurídica mutua, para hacer más seguro y transparente el sistema bancario nacional.

El Presidente refirió que, igual hay que cambiar el estereotipo de un paraíso fiscal.

“Los paraísos fiscales no son esencialmente soleadas repúblicas del Caribe. Por el contrario, la gran mayoría están bajo jurisdicción de los países más ricos. Estos no son solo refugios de dinero, sino plataformas para operar financiera y comercialmente en los mercados mundiales de capitales”, dice la nota sobre el discurso.

Saludó las iniciativas mundiales hacia una mayor regulación de los paraísos fiscales. Entiende que esto ha de integrarse en la demanda de una mayor regulación y supervisión pública efectiva de los mercados financieros.