David Bisbal reafirma su popularidad con concierto de energía

http://hoy.com.do/image/article/210/460x390/0/7A605EE1-E757-4788-BCCE-CCF0B9FF3E85.jpeg

Uno de los momentos más emocionante del concierto de David Bisbal en el Palacio de los Deportes fue cuando interpretó los temas “Burbujas de amor” y “La bilirrubina”, de nuestro Juan Luis Guerra. Leyendo las letras y muy a su estilo, el joven intérprete invitó al público a compartir con los temas del afamado compositor dominicano.

El cantante de 24 años demostró una vez más que tiene interminables ganas de triunfar y que el talento más que adquirido, es una virtud innata que está desarrollando a la carrera para enfilarse en el camino de los grandes artistas.

Con su sencillez y carisma, Bisbal entregó todo lo que hasta ahora puede dar en tarima y cuidando cada letra, movimiento y ritmo. El intérprete de “Lloraré” dejó satisfecho a un público eminentemente joven que sumó alrededor de 6.000 personas. Con desbordante sensualidad el joven de los rizos de oro levantó a las fans de sus asientos de principio a fin.

Con varios efectos visuales en forma de flor en el techo y la tarima, ataviado de nueve músicos y dos coristas-bailarinas, David basó su concierto en los temas de la primera producción “Corazón latino” y algunos como “Lucía” y “Adoro”. Las canciones que más surtieron efectos en el público fueron sus éxitos “Dígale”, “Ave María”, “Quiero perderme en tu cuerpo”, “Lloraré” y “Corazón latino”, que las coreó con los asistentes.

En una hora y 30 minutos el más popular de los ganadores del concurso “Operación Triunfo” cantó con voz un poco más definida, más de 20 temas. Ofreció una canción nueva que no ha grabado, en la que le agradece al público el apoyo y los aplausos que le dan en cada presentación. También cantó “Quiero que me quiera”, “Sin ti”, “Fuiste mía”, “Por ti”, “Miénteme, sedúceme”, “Vuelto a ti”, y otras.

Un derroche musical, recuerdos de su primera visita al país en el “teatro bonito” (Teatro Nacional), coreografía, lluvia de confetti y una ensordecedora algarabía, fue lo que primó en más de una hora en que el astro juvenil estuvo en tarima.

[b]Ciudad de Ángeles[/b]

El grupo Ciudad de Ángeles fue la contraparte de Bisbal y cuando subió a tarima a las 8:30 de la noche tuvo buena algarabía y sobre todo cuanto interpretaron el tema “Descorazonado”, con el que finalizaron su participación.

El quinteto, con una apariencia muy formal y coreografía bien acoplada, cantó con pistas cinco temas.

[b]Cositas y cosotas[/b]

Las coristas y bailarinas de Bisbal se cambiaron el vestuario en varias ocasiones.

Al comienzo, el micrófono de David tuvo problemas y hubo que cambiarlo.

El artista español saludó cariñosamente al público, del cual dice que recuerda con mucho cariño.

Vale destacar la calidad de los músicos que acompañan a Bisbal, sobre todo el saxofonista.

Las fans no pudieron contenerse y gritaron, lloraron y lanzaron pertenencias como peluche, pañuelos y flores.

[b]La canción que cerró el concierto fue “Ave María”[/b]

David Bisbal reunió alrededor de 6 mil personas, entre ellas muchas niñas.

Los sensuales movimiento del artista, cuando enseñaba su ombligo, aumentó las reacciones.

Edmond Elías y su esposa Judith Cury estuvieron en primera fila.

Un grupo de jevitos, de esos que no asisten a las presentaciones para ver a los artistas, sino para “lucírsela”, tuvieron un comportamiento negativo. Pedían a las coristas de Bisbal actos lésbicos.

Una niña brincó tanto encima de una silla que la convirtió en basura. Otra sólo bailaba, mientras miraba para todos los lados.