¿David Collado será otro alcalde del montón?

Ubi Rivas.

Todos conocemos que el alcalde más referencial de la Ciudad de los Colones es el mocano Papi Estrella, que inició el transporte colectivo, construyó el único parqueo edilicio, controló los espacios públicos, y mantuvo el aseo permanente de la ciudad, cuando no estaba dividida en varios cabildos.
El actual alcalde del Distrito Nacional, David Collado, en el área de mayor importancia del país porque involucra la sede del Gobierno, la alcaldía, el Centro de los Héroes, las oficinas del Gobierno todas, las embajadas y consulados, la Plaza de la Cultura, Palacio de Bellas Artes, los impresionantes mall de urbe parejera, las grandes industrias, grandes hoteles, en 90 días, no ha controlado ni un solo espacio público.
El frente de la Plaza de la Cultura por la avenida Máximo Gómez presenta a decenas de marchantas haitianas arrabalizando su entorno, en la más deplorable muestra de la invasión de los espacios públicos, y más arriba hasta la 27 de Febrero, añadidos con cientos de esquinas de fruteros haitianos, sugiriendo al alcalde David Collado asesoría de su parigual de Baní, donde no existe ni una sola esquina con un frutero, menos haitiano ilegal.
El primer reto hasta ahora fallido de David Collado, añadidos de no conocer un plan para construir el primer relleno sanitario, en la zona más importante del país, limitándose a variar el paisajismo, sin un diseño vial para disminuir la agonía del tránsito vehicular, y modernizar el Cuerpo de Bomberos.
El alcalde por el que sin conocer deposité esperanzado mi voto para salir de la anomia del doble cómico que lo precedió, no debe engrosar la tropilla miserable de alcaldes inocuos e intrascendentes, sino el eficiente, novedoso, promisorio, para optar, quizás, por un nivel político más alto. ¿Comprende?