David Ortiz respetó siempre a los Yanquis

David Ortiz

Especial para Hoy/Nueva York
Algunos nacen destinados a jugar con los Yankees, yo nací para jugar contra los Yankees”
Esta fue la frase utilizada por David Ortíz en su artículo de “The Players Tribune” donde se despedía de la rivalidad Yanquis-Medias Rojas.
Los números de David Ortiz probablemente lo lleven al salón de la fama, más de 500 cuadrangulares, tres campeonatos y su reputación como uno de los bateadores más oportunos en la historia del juego.

Pero una de las cosas por las que será recordado el Big Papi es por su carrera contra los Yankees siendo parte de una de las rivalidades históricas del deporte profesional norteamericano.

“La primera vez que jugué en el Yankee Stadium en 1998 me sentí impresionado. Fue tan emocionante como mi primer juego en Grandes Ligas que fue en la ciudad de Chicago. Pasar de ver el estadio por televisión y luego jugar allí fue increíble” dijo Ortiz.

Con 53 cuadrangulares contra los Yankees, el dominicano ocupa el cuarto lugar de todos los tiempos ante ellos y sus 171 remolcadas lo sitúan también dentro de los líderes en ese departamento.

Si estos números son impresionantes, lo que ha hecho David Ortiz en el Yankee Stadium lo coloca en un sitial aún más especial.

Treinta y un cuandrangulares, ubicándose segundo en la lista de jugadores visitantes al estadio del Bronx y su OPS de .922 lo tiene como tercero de todos los tiempos.

“Creo que el Yankee Stadium, decía Ortiz mientras pausaba y medía bien sus palabras para no molestar a la gran legión de seguidores de los Medias Rojas, debe ser mi estadio favorito para batear. Las dimensiones son perfectas para bateadores zurdos”.

En el caso de los fuertes abucheos recibidos de parte de los fanáticos en los juegos en Nueva York frente a los Yankees, Big Papi dijo disfrutarlos y usarlos como energía positiva.

“Los abucheos son parte del juego y los fanáticos de los Yankees saben mucho de béisbol”, dijo.
“Si te abuchean siendo del equipo contrario es porque probablemente estás haciendo algo bien, y esos abucheos yo los uso para enfocarme y motivarme”, agregó Ortiz.