“David pensó dejar béisbol”

D4

Decenas y decenas de peloteros de todas nacionalidades, pero principalmente dominicanos, han abandonado su carrera luego de un tropiezo en sus inicios.
Ser enviados a ligas menores luego de unos entrenamientos de primavera en los que pensó que había rendido suficiente para ganar un puesto para las Grandes Ligas, ha sido motivo para deserciones de mucho más que un quisqueyano.
Y eso estuvo muy cerca de pasarle a David Ortiz en 1999, cuando los Mellizos de Minnesota le informaron que iría a las menores a pesar de haber “matado” con el bate.
“David me dijo que iba a dejar el béisbol”, recuerda su padre, Leo Ortiz, de aquel episodio en Fort Myers, Florida, hogar de los Mellizos de Minnesota, organización para la que militaba en aquel entonces.
Coincidencias de la vida, don Leo se encontraba en la ciudad cuando la directiva de Minnesota le informó la decisión, y pudo consolarlo y hacerlo entrar en razón.
“Yo le dije que me tenía que complacer porque yo era el culpable de que él estuviera en pelota y que no se haya dedicado a seguir en los estudios y a meterse a licenciado, a médico o abogado, así que ahora no podía dejar la pelota por mi”, añadió.