“DAVID SUFRIO ESA MUERTE”

d1

El 2002 resultó ser un año sumamente complicado para David Ortiz, sin duda alguna, el más difícil de toda su vida.
El 1 de enero recibió el año con la que ha sido, según su padre, la peor noticia de su vida.
Su madre Angela Rosa Arias falleció en un accidente automovilístico al chocar el vehículo en que transitaba con un camión estacionado en el medio de la calle.
“David sufrió mucho ese hecho. Recuerdo que ese día él no quiso salir de la casa aunque muchos amigos lo invitaron a salir. Recibí una llamada en el teléfono y me dijeron que había habido un accidente con Angela en camino a Haina. Ahí salimos, al llegar, ella estaba tirada en el pavimento, y David solo se tiró del carro para abrazar a su madre”, recuerda Leo Ortiz sobre el hecho.
El padre del toletero de los Medias Rojas de Boston, describe el día como el más triste en la vida de su hijo.
“Solo recuerdo que me decía ‘¿Y ahora papi?’ ‘¿Y ahora?’, y yo me sentía totalmente imponente porque no podía hacer nada para ayudar a mi hijo”, agregó don Leo.
Ese mismo año, después de una temporada que jugó con pesar en las mayores, recordando a su querida madre, y a pesar de poner buenos números con los Mellizos de Minnesota, recibió otro golpe.
“Cuando terminó la temporada, los Mellizos lo dejaron libre, sin ninguna explicación clara, pero a pesar de eso, él no se lo tomó negativo. Recuerdo que me dijo ‘papi eso no es nada, ahí hay otros equipos y tú verás cómo me firman, ya Alex (Rodríguez) me llamó y quizás por ahí hay algo’”, dijo don Leo.
Pero no fue Texas, sino Boston, el equipo favorito de Leo, que se quedó con los servicios de su vástago, luego de la recomendación de Pedro Martínez con la gerencia.
“El resto ya es historia, todo el mundo sabe lo que David ha hecho. Ha tenido una carrera que debe de estar en el Salón de la Fama de Cooperstown”, dice un orgulloso padre.