De 1991 a 2010 cobro
impuestos se multiplicó por 21

En los 20 años comprendidos entre  1991 y 2010 las recaudaciones corrientes por concepto del cobro de impuestos en República Dominicana se multiplicaron  por 21, al pasar de RD$11,453.4 millones en 1991 a RD$243,943 millones en 2010.

Igualmente medidas en dólares y a precios de 1991, los ingresos del Gobierno por las recaudaciones de impuestos muestran aumentos importantes en las dos últimas décadas.

Los ingresos por impuestos  en 1991 expresados en dólares ascendieron a US$888.0 millones, en  2010 fueron unos US$6,625.8 millones, es decir,  7.5 veces más.

Cuantificados a precios de 1991, también las recaudaciones tributarias muestran un incremento en las dos últimas décadas al multiplicarse casi por cuatro.

Es indiscutible que el Sistema Tributario Dominicano ha evolucionado positivamente en cuanto a los niveles de recaudación y a su composición en cuanto a si las operaciones gravadas corresponden al comercio y las actividades internas o del exterior. Sin embargo, la esencia regresiva del mismo ha sufrido muy pocos cambios en los últimos veinte años.

Principales Impuestos.  En la actualidad el Sistema Tributario del país descansa en unas 6 figuras impositivas a través de las cuales se recaudan la mayor parte de los ingresos del Gobierno.

El Impuesto Sobre la Renta (ISR), el Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS), el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), el Impuesto a la Propiedad Inmobiliaria y al Patrimonio (IPI/IVSS/Vehículos), los Impuestos Sobre Uso de Bienes y Licencias y los Impuestos al Comercio Exterior, aportaron en el año 2010 el 93.8 por ciento de los ingresos no financieros del Gobierno.

Del Comercio Exterior a  Impuestos Internos.  En el año 1991, las recaudaciones tributarias del Gobierno se sustentaban en los impuestos al comercio exterior que aportaban el 33.9% de los ingresos por impuesto y un 3.1% del PIB.

En ese mismo año, el segundo puesto en los ingresos tributarios lo representaban los impuestos selectivos al consumo que contribuían con el 28.3 por ciento del total y un 2.6 por ciento del PIB.

El Impuesto Sobre la Renta por su parte, representaba en 1991 el 22.6 por ciento de las recaudaciones y un 2.1% del PIB. El ITBIS aportaba el 12.9 por ciento del total de impuestos, una proporción equivalente al 1.2% del PIB.

Los impuestos a la propiedad y el patrimonio y el grupo de otros impuestos contribuían con el 0.8% y el 1.6% de los impuestos respectivamente.

Para el año 2010 la composición de la estructura tributaria con respecto al 1991 muestra importantes cambios, sobre todo a partir del 2005, año en el que se introdujeron reformas al Sistema Tributario para adecuar la estructura tributaria a los acuerdos de libre comercio por las exigencias del DR-CAFTA, que obligaba a una reducción gradual de los aranceles. En  2010 el ITBIS se convierte en la principal fuente de ingresos tributarios del Gobierno aportando el 33.6 por ciento de las recaudaciones de impuestos y un 4.3% del PIB, desplazando a los impuestos al comercio exterior que pasaron al cuarto lugar, representando el 9.6% de los impuestos y un 1.2% del PIB.

En ese mismo  año los impuestos selectivos siguieron en segundo lugar, representando el 28.7% del total de impuesto y un 3.7 por ciento del PIB y el ISR mantuvo también su tercer lugar con el 22% del total y un 2.8% del PIB.

Los impuestos a la propiedad y el patrimonio incrementan su aporte a las recaudaciones pero manteniendo una participación baja.

Impuestos directos e indirectos.  Pese a las reformas y cambios introducidos al Sistema Tributario Dominicano en los últimos 20 años, la esencia regresiva e inequitativa de los impuestos se mantiene intacta.

El peso determinante de los impuestos indirectos sobre los impuestos directos hace que alrededor del 71% de las recaudaciones tributarias se sustenten en impuestos al consumo que no discriminan sobre la capacidad contributiva de las personas. Esta situación desvirtúa las funciones redistributivas del sistema tributario y neutraliza los efectos progresivos de los pocos impuestos directos que tiene el sistema.

Zoom

Volatilidad de la presión tributaria

Si bien la presión tributaria del país ha venido subiendo desde  1991, la misma muestra cierta volatilidad que no garantiza su permanencia en el tiempo, registrando variaciones hacia arriba o hacia abajo, que en algunos casos contradice el comportamiento reportado en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), lo que podría estar reflejando una inelasticidad frente al PIB de las recaudaciones tributarias o una evasión creciente.