DE AQUÍ Y DE ALLÁ
El tiro por la culata

Se les fue el tiro por la culata a los enemigos de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) que apostaron al fracaso de la institución y de los Premios Soberano.

Los francotiradores de la envidia primero se estaban frotando las manos cuando surgió la crisis por el nombre de los galardones, después celebraron y apostaron a que el comité ejecutivo de Acroarte que encabeza con orgullo Máximo Jiménez iba a fracasar en las negociaciones para la firma del nuevo contrato con Cervecería Nacional Dominicana.

 Pero superados estos inconvenientes, de los cuales salimos fortalecidos, muchas personas, incluyendo cronistas de arte que debieran asumir otra posición frente a la institución, apostaron a que no íbamos a poder utilizar el nombre de El Soberano para el premio que dignamente entregamos desde abril de 1985. Ya lo dijo Franklin León esta semana: “Este matrimonio de 25 años es señal de que ningún chisme va a producir una separación”. Además, recalcó que El Soberano es la actividad más importante que realiza  la Cervecería Nacional Dominicana.