De cara a la no estigmatización de la mujer (1 de 2)

De cara a la no estigmatización de la mujer (1 de 2)

Mayra Guzmán De Los Santos.

Deseo compartir un “vistazo” a la situación del género femenino en algunos países del mundo, aunque de todos pudiéramos señalar una que otra conducta denigrante en su contra. Con dicho recorrido, aspiro a lograr una mayor empatía con la mujer, la madre de ambos géneros, a fin de lograr unir nuestras voluntades para procurar su respeto e igualdad, que le respete la vida y el derecho a ser, pero no para el discurso, sino con nobleza de corazón.

Lo primero que debo empezar afirmando es que no es cierto que haya sido abolida la esclavitud, al menos, no respecto de la mujer. Muchas mujeres en el mundo,  incluyendo la nuestra, ya sea por razones culturales, o de criminalidad organizada, siguen siendo esclavas en similares condiciones a las de antes de su abolición, y también dentro de las llamadas “moderna esclavitud”, dígase mediante la trata de personas, en las cuales son víctimas del trabajo forzoso, la mendicidad forzada, la servidumbre doméstica, así como a las víctimas de la explotación sexual comercial, el matrimonio forzado o por pago, y de las llamadas “novias por correspondencia” o por compra.

En lo que respecta a la violencia contra la mujer por razones culturales, por jurisprudencia constante de cortes internacionales, ante un conflicto entre derechos humanos fundamentales y derechos culturales, prevalecerá el respeto al derecho humano fundamental, por encima del cultural.

En un contexto global, la violencia contra la mujer está íntimamente relacionada a las culturas machistas, a la pobreza y a la falta de escolaridad, lo que se hace necesario dar la cara.

A continuación, repasemos algunos países en esta primera entrega, y dejando pendiente otros, incluido el nuestro, la República Dominicana, así como nuestras aspiraciones con el presente tema.

  1. Afganistán. (A partir del 8/9/2021, Emirato Islámico de Afganistán)

La mujer afgana vive sujeta a tradiciones y costumbres inhumanas.

El 31 de marzo de 2007, compré el libro “El Grito Silenciado”, (Ana Tortajada, 2004). Es un diario de un viaje en el verano del año 2000 a Afganistán, en el cual la autora y dos acompañantes, todas españolas, quisieron conocer de cerca la realidad que viven las mujeres allí, que tenían la opresión de los talibanes, grupo terrorista ahora en el poder, que las viola y las mata, sin miramientos de edad, “todo esto ante la indiferencia de Occidente”.

“Son bultos oscuros, cubiertos de pies a cabeza, que deambulan como espectros entre muchedumbres de hombres, dedicadas a recoger basura y cartones o a la mendicidad. Un país de viudas y huérfanos que viven en profundo estado de angustia, en situación de peligro permanente. La pobreza y la falta de libertad de movimientos lleva también a las mujeres a la prostitución, al exilio involuntario, a matrimonios forzados, a la venta y tráfico de sus hijas, y finalmente, al suicidio. Cada mujer afgana tiene una historia de dolor que contar.” Carmen Alborch, prologuista.

“Muchas mujeres en Afganistán se suicidan o enloquecen porque no pueden soportar el cambio brutal que han experimentado sus vidas desde la llegada de los talibanes. Otras siguen luchando en la clandestinidad, a pesar de sufrir el mismo horror.” Pag. 66

  • República de Sudán.

Sudán es uno de los 54 países que forman el continente africano, y uno de los más pobres. Según las estadísticas, el 36% de las niñas se casan antes de los 18 años, y el 68% de mujeres y niñas son víctimas de la oblación genital, mutilación genital femenina (MGF),principalmente en el Norte de Sudán. Sudán del Sur, es la nación más joven, la cual se separó en el 2011, y ha prohibido la mutilación genital. Los combatientes en Sudán del Sur fueron pagados sus sueldos permitiéndoles violar mujeres. Investigaciones de la Organización de Naciones Unidas en el 2015, encontraron que 1,300 mujeres fueron violadas en Unity (Región de reservas de petróleo).

De cara en contra de la mutilación genital femenina.

La Asamblea General de la ONU en el 2012, designó el 6 de febrero como el Día Internacional de Tolerancia Cero para la Mutilación Genital Femenina,  para lograr ampliar y dirigir los esfuerzos para la eliminación de esta práctica.

En este 2022, el Programa conjunto del Fondo de Población y UNICEF sobre la eliminación de la mutilación genital femenina lanzan el tema: «Acelerar la inversión para poner fin a la mutilación genital femenina«. Muchos países están experimentando una «crisis dentro de una crisis» como consecuencia de la pandemia provocando un aumento de la mutilación genital femenina. Por ello, las Naciones Unidas hacen un llamamiento a la comunidad mundial para que reimagine un mundo que permita a las niñas y las mujeres tener voz, elección y control sobre sus propias vidas.

Según informa la página web de la ONU, 200 millones de mujeres y niñas han sufrido MGF.

Como nota al margen, hubo un caso muy sonado en la prensa ocurrido en Detroit, Estados Unidos, en el 2017, conocido como la Dra. de Detroit, JumalaNagarwla, principal acusada de practicar el MGF, junto a dos madres acusadas de permitir que sus hijas pequeñas fueran sometidas a MGF, lo que al parecer es el primer proceso judicial de este tipo. Ella negó los cargos y dijo que solo realizó un ritual religioso. Todos fueron descargados, y pertenecen a una secta musulmana con sede en la India llamada DawoodiBohra.

La MGF, se dan en muchos paísesfuera de los propios de dicha cultura, debido a que con las migraciones se van las mismas costumbres, y se tienen referencias de países latinoamericanos que también se practican de manera clandestina.

  • Pakistán

En Pakistán, dentro de las tantas violencias contra la mujer, vamos a destacar los asesinatos por honor. El “honor de la familia” pesa más que la vida. La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán ha informado que cerca de mil de mujeres mueren todos los años en Pakistán, a manos de sus propios familiares.

Las mujeres son apuñaladas, estranguladas, quemadas vivas, lapidadas, rociadas con ácido, por disparos, en actos premeditados, cometidos por sus padres, esposos, hermanos, tíos, hijos, o incluso miembros femeninos de la familia. 

Heather Barr, investigadora sobre derechos de la mujer para Human RightsWatch, indica que el Fondo para la Población de Naciones Unidas habla de unos 5.000 en todo el mundo al año. Otras fuentes lo elevan a 20.000. Pero la realidad es la dificultad de hablar de estadísticas. “Gran parte de los casos son invisibles, las familias no dan cuenta de ellos, se cubren como suicidios, muertes naturales o desapariciones”, apunta.

“La mejor definición de un crimen de honor es la de un asesinato del que alguien puede salir impune debido a la discriminación de la mujer, al sentimiento de que las mujeres son propiedad de los hombres de su familia y que por tanto se les permite controlar sus vidas hasta el extremo de acabar con ellas”.

“El honor” suele utilizarse para justificar los crímenes más horrendos, pero es en el fondo una necesidad del hombre controlar la sexualidad de la mujer y su libertad.

  • La India

Resaltamos la discriminación basada en las castas. Las castas es la jerarquía social de mayor supervivencia en el mundo. Una esclavitud en tiempos modernos. Violencia y explotación basados en el nacimiento, no se escala, donde naciste, ahí te quedas. También están las prostitutas de los templos, las devadasi.

Las niñas son una carga para la familia. El infanticidio femenino es aceptado y visto como un mal necesario.Los niños representan la continuidad del apellido familiar, el linaje, y les respetan la vida.

Las familias pobres, a las hijas se les enseña a esperar que su padre y hermanos coman para luego servirse de las sobras.

Las devadasi, prostituta de los templos, esclavas sexuales de la diosa Yellamma. Sonniñas de familias de pocos recursos,que sonentregadas por sus padres al templo de la diosa Yellamma, la diosa de la fertilidad, con el pretexto de que eso traerá la buena fortuna a la familia. Suelen entregarlas cuando cuentan entre 4 y 8 años. Mientras son niñas su única función es ayudar a los sacerdotes con las tareas del culto. Cuando alcanzan la pubertad sus padres subastan su virginidad, y a partir de ahí se convierten en propiedad pública y su función es servir como prostitutas en el pueblo, sin pago.

  • Vietnam, Tailandia y Filipinas:  Las novias por correspondencia.

Estos países son los principales proveedores de futuras esposas por Internet. Puedes escoger hasta 20 perfiles de mujeres, y subirlo al “carrito de la compra”… “Aceptamos Visa, Mastercard y American Express”, informan, antes de ofrecer el nombre, la dirección y el teléfono de cada una de las jóvenes por un precio de entre cinco y diez euros. Son objetos de comercio.

Una versión diferente existe en Rumania, los jóvenes del clan rumani de los Kalajdzii, una vez al año, el último domingo de agosto, se reúnen en el mercado de compra de esposas, y negocian con el padre la compra de la joven que le agrade.

La política china de control de la natalidad, originalmente autorizada para concebirun solo hijo, trajo como consecuencia que las niñas no eran deseadas, y por tanto abortadas. Esto ha propiciado un desequilibrio, tienen una sobrepoblación masculina, en la cual la mujer china se “cotiza”, y a los solteros de escasos recursos económicos,a los campesinos, enfermos o discapacitados,se les hace difícil conseguir pareja, entonces procuran conseguir esposas de otros países como es el caso puntual de Vietnam, Tailandia y Filipinas, pero también mediante el tráfico de mujeres, llevado a cabo por el crimen organizado.El déficit demográfico en la actualidad es de 33 millones de mujeres.

(A los solteros se los llama peyorativamente «ramas desnudas», pues en China se fomenta la ampliación del árbol genealógico).

Publicaciones Relacionadas

Más leídas