De guerrero a maestro

Imagen Karina

Este fin de semana, fui a ver el estreno de Kung Fu Panda 3 con mi nieto Héctor Nicolás. Una historia de superación sencillamente fantástica, que sigue de muy buen modo la realización que Dreamworks llevó a la pantalla por vez primera en el año 2008. El protagonista Po (el oso panda) junto a los cinco furiosos: Tigresa, Grulla, Mantis, Víbora y Mono, nos muestran de un modo genial el camino del auto-respeto y el encuentro con la misión.

Mientras los personajes nos introducen a las costumbres de la antigüa China y a sus nobles valores, al mismo tiempo nos van revelando que la singularidad tiene su sentido dentro de la utilidad al colectivo. En palabras de la Madre Teresa de Calcuta: “Yo hago lo que usted no puede, y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”.

En anteriores entregas, el maestro Shifu elige a Po como guerrero a pesar de ser un gordo comelón, miedoso, payaso, iluso y torpe. El arquetipo del guerrero representa la fuerza y la habilidad que nos permite proteger, defender y luchar por lo que es de valor para nosotros. En algún momemto de la vida, cada uno de nosotros deberá encarnar esta fuerza. Sus principales cualidades son la perseverancia y la voluntad de espíritu.

Una variación de este arquetipo es el Guerrero Espiritual, conocido a través de Dan Millman (El guerrero pacífico), que nos muestra cómo usar las clásicas virtudes del guerrero (heroísmo, humildad, y auto sacrificio) para conquistar el ego y ganar autoridad frente a la propia vida.

El antropólogo británico Gregory Bateson dijo: “Los cuentos son el camino real hacia el estudio de las relaciones. Lo que es importante en una historia, lo que es verdad en ella, no es el argumento, las cosas o las personas en el cuento, sino las relaciones entre ellas”. En Kung Fu Panda 3, vemos la relación con la autoridad. Po debe pasar de ser guerrero a ser maestro, alguien que tiene la habilidad para inspirar con amabilidad al otro, hasta que se transforme en la mejor versión de sí mismo.

Pero, ¿Qué pasa cuando no te reconoces a ti mismo como maestro?, ¿Cómo alcanzar un grado que pone en riesgo la realidad como la conoces?, ¿De qué manera te relacionarás con los que fueron por tanto tiempo tus iguales? El maestro tiene el arte de comunicar conocimiento, experiencia, habilidades y sabiduría a los demás. Su propia vida es el canal de su enseñanza, no porque sea infalible, sino porque asumirá con responsabilidad los “errores” que cometa, y los utilizará como testimonio para el mayor bien del grupo.

Todo lo valioso, nos ha sido obsequiado. Sócrates, filósofo clásico griego, dijo la célebre frase: “Yo sólo sé que no sé nada”. La humildad es una de las características del maestro. La sabiduría es una Gracia que nos llega cuando podemos reconocer que todo lo que necesitemos saber nos será revelado con sólo pedirlo. Al mismo tiempo, el humilde reconoce y agradece a la fuente. 1ª Cor 4, 7 dice: Pues ¿quién te hace a ti superior? Y ¿qué tienes que no hayas recibido? Y si lo has recibido, ¿por qué presumes como si no lo hubieras recibido?

En el I-Ching hay un hexagrama que nos recuerda que ya todo está hecho: Wu Wei, o el arte de “permitir que las cosas sucedan siguiendo el flujo natural de la existencia”. Wu Wei es también la “acción libre de objetivos” o “hacer sin acción”. Ese es el nombre del maestro (tortuga) de Kung Fu Panda, que representa a quien ha logrado ver la vida cómo podría ser, en vez de simplemente verla como se presenta.

El maestro siempre ve un poco más adelante que aquellos que lo rodean. Es consciente. Por tanto, renuncia a la visión ordinaria de la gente que dice: “Tengo que ver para creer”. Los maestros dicen:” Tengo que creer para verlo”. Ellos ven el potencial en cada situación, y es en este potencial que enfocan su pensamiento.

Todos los elementos de previsión, anhelo, necesidad, cálculo y manipulación vienen del ego. Wu Wei se define como la “acción libre de objetivos”. La clave es que la energía del sujeto no esté al servicio del ego (para disfrazar sus carencias, satisfacer sus necesidades o protegerlo de sus miedos), sino al servicio del real ser.

El tema principal de la película es la confianza en uno mismo y en los recursos que se tienen. Eso incluye poder utilizar a nuestro favor las circunstancias que solemos ver como “desventajas” o “limitaciones”. Po se reconoce a sí mismo cuando logra reconciliarse con su origen, su historia y sus relaciones significativas. Otros temas tratados son: humildad, perseverancia, amistad, cooperación, tenacidad, fortaleza, honor, sencillez, respeto, dignidad, humor, servicio y rendición a lo que es.

Otro punto destacable en el film es el hecho de que el camino del maestro es una travesía individual que se recorre en grupo. Junto a su familia y amigos, Po nos recuerda a Margaret Carty cuando dijo que la ventaja de hacer las cosas en equipo es que siempre tenemos a otros a nuestro lado. ¿Estás encarnando tu propósito en solitario como un guerrero?, ¿O estás realizando tu misión junto a otros como un maestro?