De Jeter a Soriano: “El cielo es su límite”

http://hoy.com.do/image/article/19/460x390/0/97BAC933-2889-4263-924B-E3234EADA518.jpeg

SURPRISE, Arizona.- Hasta hace poco, Alfonso Soriano era una estrella más en la galaxia conocida como los Yanquis de Nueva York. El cambio a los Vigilantes de Texas lo convirtió en su propio sistema solar.

Soriano pasó a los Vigilantes en el sonado canje por Alex Rodríguez, convirtiéndose de inmediato en el jugador más reconocido y más exitoso de la renovada franquicia texana.

“El cielo es el límite para él”, señaló el capitán de los Yanquis, Derek Jeter.

Para el quisqueyano, lo más importante es acoplarse con sus nuevos compañeros y cambiar la cultura perdedora que se apoderó de Texas en las últimas temporadas.

“Yo vine aquí a tratar de ayudar a esos muchachos jóvenes, tratar que en este año o en un futuro no muy lejano tengamos mejor rendimiento”, comentó el jugador a la AP en el campo de entrenamiento de los Vigilantes.

Aunque reconoció que al principio fue difícil ajustarse a su nuevo entorno, dijo que lejos de estar molesto considera el canje una especie de cumplido.

“Me siento orgulloso que me hayan cambiado por uno de los mejores peloteros de las grandes ligas como es Alex Rodríguez”, indicó.

En medio del frenesí causado por el arribo de Rodríguez a Nueva York, donde cambió de posición para jugar la antesala, muchos olvidaron el hecho de que Soriano es uno de los mejores segunda base de las Mayores.

Junto a Willie Mays y Barry Bonds, Soriano se convirtió el año pasado en apenas el tercer pelotero con dos campañas consecutivas con más de 35 jonrones y 35 bases robadas.

“Eso sale natural”, expresó el toletero, quien el año pasado bateó 290, con 38 jonrones, 35 estafas y 91 carreras impulsadas.

Durante su carrera lleva promedio de 284, 98 cuadrangulares, 121 bases robadas y 270 empujadas, sirviendo mayormente como primer bate de los Yanquis. Con Texas, Soriano se perfila como tercer bate.

Entre las pocas críticas a su juego están su alto número de ponches -tuvo 130 el año pasado- y ocasionales lapsos en la defensa.

“Esa es mi meta todos los años, trabajar las cosas negativas de la temporada pasada, por ejemplo la defensa y también los ponches”, reconoció.

Soriano ha estado trabajando el bateo con el coach Rudy Jaramillo.

“Lo único que estoy haciendo es tratar de enseñarle lo que hace cuando lo hace bien”, dijo Jaramillo. “No estamos cambiando su swing, sino regresando a lo que era en Nueva York cuando le estaba saliendo bien”, agregó.