De la Rúa sostiene que es inocente

BUENOS AIRES.  AFP.  El expresidente argentino Fernando de la Rúa (1999/2001) se declaró inocente ayer ante el tribunal que lo juzga junto a otras seis personas acusadas por sobornos para que el Senado aprobara en 2000 una reforma laboral exigida por el FMI, constató la AFP.

“Llego a declarar para demostrar mi inocencia e inexistencia del hecho. Esto (los supuestos sobornos) es algo que nunca supe y que nunca existió”, dijo el exmandatario, de 74 años, quien declaró durante más de dos horas.  

La causa ventila el escándalo de las denuncias del arrepentido Mario Pontaquarto, por el pago de unos cinco millones de dólares a senadores para que votaran a favor de la norma que eliminaba derechos laborales y que se atribuyó a una exigencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) para mantener el apoyo financiero a Argentina.