De  portada
Frutas y jugos para combatir el calor

Buscar otras fechas:

Ahora que  llegó el  verano y  estamos afectados por una fuerte ola de calor, nada más adecuado que comer frutas e ingerir jugos naturales.

Todavía tenemos el privilegio de que en nuestro país se cultive  una gran variedad de frutas; también tenemos la opción de las importadas que abundan en los supermercados y en otros centros de expendio.

Las frutas son indispensables en nuestra alimentación  porque nos proporcionan una gran cantidad de nutrientes, como son las vitaminas, las proteínas y los minerales.

Las  frutas contienen fibras que ayudan a combatir el estreñimiento, previenen la obesidad, el cáncer,  la hipertensión arterial y ataques al corazón. Los cítricos, como las naranjas, contienen vitamina C, que  ayuda a prevenir infecciones, como la gripe, es un antioxidante y metaboliza la vitamia E.

Pero, además, la mayoría de ellas hidratan nuestro organismo.

Lo  aconsejable es ingerir de tres a cuatro raciones de frutas frescas al día, crudas  y en la medida de lo posible con todo y su cáscara, porque ahí es que se encuentra la mayor parte de los nutrientes.

Pero antes de comerlas, debemos lavarlas bien, porque pueden contener sustancias dañinas para la salud si han sido tratadas con pesticidas. Además, están expuestas a microbios.

De modo que las frutas son deliciosas, por su color, sabor, nutrientes y por las ventajas que proporcionan a nuestro organismo.

Frutas de la temporada
En nuestro país hay abundancia de piñas, cerezas, mangos, carambolas, lechosas, granadillos, melones,  sandías, guineos, naranjas, limones, toronjas y  fresas.

Entre las importadas tenemos diferentes variedades de peras, manzanas y  uvas; también, kiwi, melocotón, ciruelas y  frutas secas, como nueces, avellanas, pistachos,  y almendras.

Los jugos
Aunque es ideal comer la fruta entera, también tenemos la opción de los jugos que hacemos con ellas.

Precisamente en este tiempo de calor necesitamos hidratar nuestro organismo y no solamente lo podemos hacer tomando agua, sino ingiriendo jugos de frutas, sobre todo de las que no tienen muchas calorías.

Los jugos, además de calmar la sed,  contribuyen a mantener la piel saludable. 

Muchos nutricionistas aconsejan mezclar las frutas con los vegetales. Entre los más usados de estos últimos para jugos son la zanahoria, la remolacha, el apio, los ajíes, el rábano y el pepino.