De señal a señal
Feria internacional del arte del Caribe en Nueva York

En el recinto de Waterfront, ubicado en Chelsea, distrito de arte y cultura de la ciudad de Nueva York, fue celebrada la II Feria Internacional de Arte del Caribe,  (ICA Fair), del  6   al   9   de noviembre pasado. Este evento presentado en el famoso “Túnel” construido a principios del siglo XX, y que hoy día, después de haber sido reconocido por mucho tiempo como un espacio de música y para músicos, se ha convertido actualmente en el centro de la escena artística de Nueva York, siendo el mismo rodeado por unas 200 galerías de arte,  y está situado a pocas cuadras del Chelsea Piers y del Jacob Javists Convencion Center.

“The Tunnel” se presenta como una gran avenida que permite instalar de lado a lado múltiples y diversas exposiciones, carpas, tiendas, etc.

El conceptor y fundador de esta feria, Marcel Wah, es un coleccionista-galerista y hombre de negocios en el mundo de las artes plásticas y visuales. Su apellido Wah, marca una gran tradición de pintores y artistas haitianos, de origen chino, pero que se radicaron en Estados Unidos desde hace muchos años y de varias generaciones.

Las ferias de arte permiten siempre una presentación de obras que se exhiben en el mercado del arte.  Así como la ciudad de Nueva York tiene desde los años 50-60, una comunidad representativa de la diversidad caribeña, convertida en diáspora a través de los años y la continua afluencia de la migración, no está de menos decir, que los artistas caribeños de hoy, necesitan  espacios específicos que les permitan atraer el público y el mercado, que les ayuden como migrantes o hijos de emigrantes dar a conocer su cultura, su arte e identidad.

En este sentido, la idea fundadora de Marcel Wah, de concebir y ofrecer un espacio para los artistas caribeños, galeristas y coleccionistas de la citada ciudad, es un intento valido y honorable que merece la pena ser apoyado.

La Gran Manzana, tiene una clase media de puertorriqueños, haitianos, dominicanos, cubanos, jamaiquinos y de otras islas anglófonas, que constituyen un público y un eventual mercado. Apoyan estas personas con fidelidad los eventos de este tipo, y hasta suelen hacer el esfuerzo de comprar obras en el marco de una feria. Pero, además en Nueva York hay tradición de galeristas y coleccionistas que saben promover, vender y coleccionar el arte contemporáneo del Caribe.

Este año han estado presentes en esta feria, la afamada Galería Cernuda, establecida en Coral Gable, Miami, Flo. Los galeristas y coleccionistas de Puerto Príncipe, Haití: Bourbon-Lally, y la Galería Nader, quienes llevan muchos años seleccionando y defendiendo el mercado del arte caribeño, tanto en Puerto Príncipe, como en Miami, New York, y Canadá. También, en Santo Domingo, donde la familia Nader, han sido pioneros del galenismo y la promoción y venta del arte caribeño.

El conjunto de la muestra de esta II Feria Internacional del Arte del Caribe, abrió sus espacios a artistas que se presentaron de manera independiente, defendiendo sus propuestas.

Vale destacar, la participación de la artista dominicana, residente en NY, Scherezade García, quien fue la única representante del país, causando gran impacto sus proyectos para el próximo año, y su colección de dibujos y obras recientes, como las expuestas recientemente en Santo Domingo, en la District / Co.  Esta artista post-moderna recurre a la relación de la imagen digital intervenida en sus dibujos pintados, siendo siempre la fotografía el fondo de la tela, logrando obtener excelentes resultados de la duplicación de estas imágenes.

La artista martiniqueña Charron, presentó un conjunto de telas de factura figurativa simbólica, en las que la pintora acude al referente migratorio, multiplicando una serie de personajes de postura y aspectos totémicos, que en muchos casos hemos asociado a la obra que Luz Severino, desarrolla desde hace más de 20 años.

Dentro del simbolismo, Marie-Denisse Gouyon, artista haitiana, residente en Montreal, Canadá, ocupó un espacio de pinturas totémicas sobre maderas, que de manera formal propone la ruptura con el espacio tradicional del lienzo y del bastidor.

José Acosta, un artista de padres cubano, nacido en New York, defiende una factura del exceso; en cada uno de sus cuadros se evidencia la abundancia matérica de la pintura, manejada y estirada al dedo y espátula, logrando en cada tela un efecto de bajo relieve por el espesor y la prominencia de la materia utilizada. La representación visual de Acosta se maneja con un juego entre lo que podría ser una ingenuidad dominada por la formación académica.

Lionel Jules, artista haitiano residente en la provincia de Québec, cerca de Montreal en Canadá, marcó su presencia con unas obras de fondo abstracto cuyas manchas circulan en unas gamas de colores tierra y con espacios que se limitan al azar del gesto de este artista. Cuando en sus obras, el fondo acude a referentes de fosas coralinas o navíos hundidos se despega una imagen o un referente que marca la conciencia.  En uno de sus trabajos aparece la figura grabada de Martin Luther King, entre nubes y capas de tierra.

Se ha podido observar y así lo declaró la directiva de la feria, que justamente este año, probablemente por significados electorales que le dieron el triunfo a Barack Obama, el público afro-americano acudió, sobre todo, los días sábado 8 y domingo 9, participando y muy motivados en el conjunto de conferencias que se dictaron en el marco de esta cita, con encuentros y debates abiertos en presencia de los artistas, abordando el balance y el porvenir del arte contemporáneo del Caribe frente a la globalización y al nuevo orden económico que se inicia después de los recientes acontecimientos de Wall Street y la Bolsa de Valores en Estados Unidos.

Quedó claro y fue uno de los aportes de este evento, que debido a la diversidad y a la pluralidad de propuestas y facturas, los creadores contemporáneos caribeños establecidos en Estados Unidos y Canadá, así como los galeristas y coleccionistas, deben sistematizar su propio espacio para imponerse en los mercados de los países industrializados y luchar para que la producción visual del Caribe pueda enfrentarse al mercado internacional.

En síntesis

Un canal abierto

 Para las personas, público en general, artistas, coleccionistas, galeristas, que deseen intercambiar y asistir a próximos eventos, pueden contactar a Marcel Wah, bajo las siguientes coordenadas: E-mail: exhibitor@icafair.com. http: // www.icafair.com. Teléfonos: 301 651 69 19.