Debate sobre literatura y comercio

Szczecin (Poland), 11/10/2019.- The book 'Flights' of Polish novelist, poet and essayist Olga Tokarczuk is displayed in a bookstore in Szczecin, Poland, 11 October 2019. Olga Tokarczuk has won the 2018 Noble Prize for Literature, the Swedish Academy announced on 10 October 2019. (Polonia, Suecia) EFE/EPA/Marcin Bielecki POLAND OUT
Szczecin (Poland), 11/10/2019.- The book 'Flights' of Polish novelist, poet and essayist Olga Tokarczuk is displayed in a bookstore in Szczecin, Poland, 11 October 2019. Olga Tokarczuk has won the 2018 Noble Prize for Literature, the Swedish Academy announced on 10 October 2019. (Polonia, Suecia) EFE/EPA/Marcin Bielecki POLAND OUT

El Premio del Libro Alemán, que distingue a la mejor obra en lengua novela del año, ha desatado un debate sobre comercio y literatura, a escasos días de que se conozca el ganador del galardón de este año.
El debate lo levantó un artículo de la librera Petra Hartlieb sobre su trabajo como parte del jurado del premio en el que, dijo, tuvo que leer libros que “no entendía y que no podía vender”.
El otro librero del jurado, Björn Lauer, confrontado con ello, le dijo, por correo electrónico que tenían que evitar juntos que esos libros, que en el artículo no identifican, fueran premiados.
Lauer y Hartlieb son los únicos libreros en un jurado del que además forman parte cinco críticos.
La mezcla ha sido desde que se creo el premio un intento por conciliar los intereses del gremio de los libreros con consideraciones meramente literarias y de hecho a lo largo de los más de diez años de historia del galardón no ha sido premiado nunca un libro que pueda considerarse como meramente comercial. El artículo de Hartlieb, en el que cita la opinión de Lauer, ha hecho que algunos críticos salgan a las barricadas y ha abierto un interesante debate acerca de si el galardón es una estrategia para las ventas de libros o si realmente es un premio literario.