Debaten cuán profunda será la recesión económica en EEUU

http://hoy.com.do/image/article/136/460x390/0/E5F07A09-E26C-45CF-9FAB-F5C9E001A9E4.jpeg

Krishna Guha y Daniel Pimlott
FT

¿Cuál será la forma que asuma el descenso de la economía estadounidense? En los meses recientes, el debate entre los economistas ha pasado de ser si Estados Unidos entrará en recesión a cuán profunda y larga será la misma.

¿Será una recesión en forma de “V” – corta, superficial y seguida de un retorno rápido a las tasas normales de crecimiento-? ¿Será en forma de “U”, en la que el descenso inicial es seguido por un periodo prolongado de crecimiento débil y un lento retorno al ritmo normal? ¿O será una recesión en forma de “L”- en la que la debilidad económica dura años, como ocurrió durante la Gran Depresión o en Japón durante los años 90?

La respuesta tendrá enorme importancia para la economía mundial y es posible que determine si las mejoras recientes en algunos mercados financieros marcan el comienzo del fin de al crisis, o simplemente otro falso amanecer.

La Reserva Federal cree que lo más probable es una recesión en forma de “V” aunque percibe riesgos significativos de un descenso más prolongado y profundo.

El personal de la Fed espera que la actividad económica se contraiga en la primera mitad del año, con una recuperación a principios de la segunda mitad. Predicen que el crecimiento estará por encima de la tendencia más rápido de lo normal, en 2009, en su medición del último trimestre de 2008 al último de 2009.

Este mes Ben Bernanke, presidente de la Fed, le dijo al Congreso que estados Unidos estaba pasando por  “un periodo muy difícil” pero “están dándose muchos ajustes económicos y financieros que eran necesarios” y las políticas estaban en el tren “que debe servir de apoyo al retorno al crecimiento en la segunda mitad de este año y el próximo”.

Hasta hace poco, esa era también la opinión casi unánime de los analistas económicos del sector privado. Estos expertos resaltaron la ausencia de excesos en el sector corporativo fuera de la vivienda y las finanzas. La mayoría de las compañías no hicieron inversiones fuertes ni contrataciones agresivas durante la mejora en la economía y es poco probable que corten en la inversión y el personal tan profundamente como lo hicieron en el último rezago económico importante en 2001.

Esta teoría es consecuente con los datos obtenidos hasta ahora. El empleo del sector privado se ha caído por los pasados cuatro meses pero en una tasa modesta comparada con recesiones pasadas, mientras las horas trabajadas se han mantenido arriba bastante bien.

Miles de viviendas desocupadas en las afueras de Las Vegas y condominios a medio construir en Miami demuestran que había grandes excesos en la industria de la construcción. Pero el ajuste en inmuebles está marchando. Los iniciales para una vivienda todavía caen a una tasa precipitada pero la Fed espera que la tasa de la descenso en la inversión residencial sea más lenta de la segunda mitad en adelante, reduciendo el rezago en el crecimiento.

Además, hay un doble impulso en el canal a causa del estímulo fiscal y los cortes agresivos de tipo de interés realizados por la Fed a principio de año, que típicamente impacta la economía. Los primeros cheques del reembolso del impuestos serán enviados el mes próximo. Brian Sack, de  Macroeconomic Advisers estima que los consumidores gastarán cerca del 40% de los cheques de reembolso de hasta $1,800 (£907, €1,132) por hogar.

“Esperamos una contribución considerable al crecimiento como resultado del conjunto de medidas de estímulo fiscal en el segundo y tercer trimestre del año,” dice. Podría haber algunas “devoluciones” posteriores, pero cuando el estímulo se desvanezca, “la economía estará logrando una situación mejor equilibrada”.

En este escenario, las exportaciones continúan fuertes, el arrastre del descenso en la vivienda y el razonable crecimiento en los ingresos permite que la economía retorne a su ritmo de crecimiento habitual con bastante rapidez, permitiendo incluso un crecimiento moderado en la tasa de ahorros familiares. Este pronóstico relativamente benigno asume que la tensión en los mercados financieros se suavizará gradualmente, reduciendo la presión sobre la economía y amplificando el efecto de los cortes en las tasas de interés.

Una recesión en forma de “V” es ciertamente bastante posible. Pero los principales funcionarios de la Fed reconocen que, mientras sabemos que la primera mitad de este año verá ya sea una recesión superficial o muy poco crecimiento, y debe haber más apoyo del estímulo fiscal y monetario a mediados del año, el pronóstico es bastante incierto de allí en adelante.

Estos funcionarios creen que el gran desconocido es lo que le sucederá al sector de bienes raíces (ver cuadro). Mientras los precios de la vivienda no muestren signos de tocar fondo, será difícil para los mercados financieros normalizarse y el gasto del consumidor seguirá bajo gran presión.

Otros expertos – inclusive algunos de los principales banqueros centrales en Europa- piensan que hay un riesgo significativo de que el aumento sea agudo en lugar de gradual en la proporción de ahorros de las familias en condiciones actuales, incluso si los precios de la casa comienzan a llegar a tocar fondo.

En las últimas semanas varios economistas del sector privado han cambiado su pronóstico del tipo de recesión a una en forma “U” pronosticando un período prolongado del crecimiento tibio y una recuperación lenta. Algunos creen que los reembolsos de los impuesto serán utilizados casi por completo para pagar la deuda, mientras otros ofrecen la idea de una recesión de forma “W”, en la que un rebote del estímulo es seguido por un periodo de debilidad.

Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional ha ido aún más lejos al pronosticar un período prolongado de debilidad económica en Estados Unidos, con el crecimiento de menos el 0.7% en la medición de este año que va de final de trimestre a final de trimestre, y sólo 1.7% el año próximo. El FMI cree que el crecimiento de Estados Unidos comenzará a recuperarse sólo en 2009, no en la segunda mitad de este año como espera la Fed, y sólo volverá a estar en la tendencia o sobre la tendencia en 2010. El pronóstico es valor extremo o atípico del consenso pero sus suposiciones no son especialmente radicales.

Las claves

1. Importancia

La respuesta tendrá enorme importancia para la economía mundial y es posible que determine si las mejoras recientes en algunos mercados financieros marcan el comienzo del fin de al crisis.

2.  El FMI

El Fondo Monetario Internacional ha ido aún más lejos al pronosticar un período prolongado de debilidad económica en Estados Unidos, con un crecimiento de 0.7 por ciento en el presente año.

Muchas de las fallas de UBS son genéricas

La columna de Lex.   A las compañías les gusta creer que ellas controlan su propio destino. En menos de 12 meses UBS ha informado de $38,000 millones de devaluaciones por pérdidas de crédito y cambiado de presidente de la junta, presidente ejecutivo, director general financiero y encargado de inversión bancaria. La búsqueda de explicaciones a este desastre llevó a una publicación post mortem dada el lunes, comisionada por los reguladores suizos. Muchas de las fallas identificadas son genéricas para la industria: líneas de reporte desorganizadas, dependencia de medidas estadísticas de riesgo; coberturas malinterpretadas; una cultura que valora la renta y minimiza los riesgos; una junta demasiado dependiente de confirmaciones verbales dadas por sus ejecutivos senior. A esto se puede añadir dos factores específicos de UBS: la separación de algunas actividades propietarias en Dillon Read Capital Management, una entidad del tamaño de una división, causó alteraciones. UBS también asignó capital a divisiones usando el costo del capital del grupo, en lugar  de ajustar par a los riesgos de esa división. Es difícil imaginar que una compañía industrial tan seria sea así de primitiva.

La incertidumbre de los mercados puede estar disipándose

Jamie Chisholm.  THE SHORT VIE.  ¿Se está a salvo allá? Wall Street abrió la semana con mal pie el lunes pero hay una sensación de que la incertidumbre que persiste desde el pasado otoño puede –finalmente- estarse disipando. El índice de referencia S&P 500 está 9.2% sobre su bajo nivel de marzo y la semana pasada lograron tener cuatro días sucesivos de ganancias. El índice Vix de volatilidad del mercado de capital  – el calibrador del temor de Wall Street – ha caído a su nivel  más bajo este año, indicando que los inversionistas son más sanguíneos. ¿Garantiza esto una tranquilidad relativa? Ha habido algunas noticias más positivas últimamente. La compra de Bear Stearns por JPMorgan Chase el mes pasado fue vista como catártica y como una señal de que la Reserva Federal se mantenía preparada para asegurarse que ningún banco falle.

La cifra

9,2

Por ciento.  Es el nivel en que se ha colocado el índice de referencia S&P 500 por encima de  su bajo nivel de marzo, y la semana pasada logró tener cuatro días sucesivos de ganancias.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE MIRIAM VELIZ