¿Debe ser diferente mi alimentación en Semana Santa?

¿Debe ser diferente mi alimentación en Semana Santa?

Por alguna razón pensamos que es inevitable que nuestra alimentación varíe, generalmente a desfavor de nuestra salud, durante épocas especiales. En lo que rompemos con ese paradigma le daremos algunos consejos para que sus esfuerzos de principio de año no se vean amenazados. 

Debemos entender que la alimentación forma parte de nuestro estilo de vida y esto se debe trabajar hasta alcanzar hábitos que sean beneficiosos a largo plazo. Esto incluye las tres reglas básicasde una alimentación saludable– moderación, variedad y equilibrio. 

Moderación: que la cantidad sea suficiente para satisfacer nuestras necesidades nutricionales tanto calóricas como de macro y micronutrimentos y nuestros gustos. Aplicar el popular término de mindful eating o comer con consciencia, estando presente en el aquí y el ahora. Comer despacio para disfrutar y asimilar cada bocado.

Ver también: Contexto internacional impacta en RD, sube 0.96 % precios de alimentos.

Variedad:  comer alimentos de los diversos grupos: Cereales (tubérculos, cereales integrales-arroz, avena, pan, pasta), Frutas, Verduras, Lácteos, Carnes y otras fuentas proteicas, Grasas saludables y menos del grupo de los azúcares, frituras, comidas rápidas y chatarra. Igualmente nos invita a escoger una variedad dentro de cada grupo (Ej. en vez de tres guineos, comer un guineo, una naranja y un mango).

Alimentación Saludale.

Equilibrio: debemos comer en proporciones adecuadas los tres macronutrimentos: hidratos de carbonos (50-55%), proteínas (12-15%) y grasas (30%) del valor calórico total.  Esto puede variar tomando en cuenta las necesidades y condiciones de cada persona pero en general, es la regla establecida.  También se refiere a la cantidad de calorías que debemos comer según nuestra edad, sexo, estado nutrional actual y nivel de actividad física para estar en un peso saludable.

Tomar en cuenta las siguientes recomendaciones en el día a día:

  • Desayunar, almorzar, cenar y merendar.  Si en algún momento no deseo hacer una de estas tomas, escuchar nuestro cuerpo (mindfull eating-recuerda?). No ‘picotear’ todo el día.
  • Tomar al menos dos (2) litros de agua mineralizada.
  • Comer frutas y vegetales.
  • Escoger cereales integrales siempre que podamos.
  • Usar grasas saludables: aceite de oliva, aguacate, frutos secos.
  • Reducir azúcares, sal, frituras, bebidas alcohólicas. Si tomas alcohol, hacerlo en moderación, alternar con agua como estrategia para consumir menos.
  • Mantenernos activos- caminar, bailar, montar bicicleta y hacer ejercicio de fuerza al menos dos veces por semana.  Si estarás en la playa o montaña aprovecha y camina, respira ese aire puro, estírate en la cima.  ¡Solo vivimos una vez!

Estas reglas son válidas para todo el año y, en vez de ‘desacatarnos’ por días completos e incluso épocas, podemos darnos el permiso de vivir la vida y salirnos un poco del esquema cuando verdaderamente lo deseamos. Que esto sea por momentos e inmediatamente nos re-encarilamos para seguir trabajando esa área de nuestra vida que tanto importa en nuestra salud en general, nuestros hábitos alimentarios. 

Ver también: La diversidad del Sur espera a los visitantes en asueto Semana Santa.

Disfrutemos en familia y con amigos estos días sin olvidarnos de la verdadera razón por la cual la celebramos. Esta columna es la sección educativa de la Sociedad Dominicana de Nutrición Clínica y Metabolismo. Escribe tus preguntas a: sodonuclim@gmail.com / @sodonuclim

Publicaciones Relacionadas