Declaran a Puerto Rico en emergencia por apagón

M6

San Juan
EFE
Puerto Rico afrontaba ayer su segunda noche prácticamente a oscuras después del apagón del miércoles que afectó a unos 1.5 millones de usuarios, de los que 390,000 ya han recuperado la luz en una isla que fue declarada por el gobernador, Alejandro García Padilla, en estado de emergencia y sin clases.
A lo largo de la jornada, los operarios de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) han ido trabajando -en ocasiones con problemas por el exceso de demanda que ha provocado la caída de la red- en las tareas de reparación y restablecimiento de la electricidad, cuyo origen radica en el incendio el día anterior en la planta de Aguirre, situada en el municipio sureño de Salinas.
En una conferencia de prensa, García Padilla reiteró su deseo de que la mitad de los usuarios recuperen el servicio eléctrico para el final del jueves, algo que confió en que se produzca a lo largo de la noche y que a lo largo del viernes ya lo tengan casi 900,000 de los alrededor de 1.5 millones afectados por el apagón. A su vez, insistió en que si hay que apuntar a alguien como responsable es a él- “Declárenme responsable a mí”. Además anunció que por segundo día consecutivo las clases permanecerán suspendidas, así como la universidad y apuntó que los funcionarios públicos deben estar en sus puestos de trabajo para las 10.00 de la mañana. Los maestros deberán acudir mañana a las escuelas para poner en orden las mismas y recuperar la salubridad en dichos centros tras el apagón. También indicó que la red inalámbrica de telefonía está funcionando a un 80 por ciento y espera estar en pleno uso en las próximas horas. La AEE pidió a través de Twitter que no se la insultara y subrayó que dicho comportamiento no estaba justificado. “Respetamos el sentir de incomodidad por la falta de servicio eléctrico, pero no justifica el vocabulario soez. Permítanos servirles”, aseguró. La capital de la isla, San Juan, sigue en muchos sectores sin luz, y sólo los hoteles y comercios con plantas eléctricas funcionan, además de los hospitales, donde sólo se han llevado a cabo las operaciones quirúrgicas urgentes. De acuerdo con la Asociación de Detallistas de Gasolina, el combustible se ha terminado en algunas estaciones.