Decorativos balcones de techo
en residencias de Santo Domingo

http://hoy.com.do/image/article/137/460x390/0/B2E092C7-76C3-4B0C-9304-7BE0471A08C5.jpeg

SEGUNDO ANTONIO VASQUEZ
s.vasquez@hoy com. do

Un elemento urbano de las casas antiguas que constituye un adorno de curiosa formación son los balcones de techo. En la calle Duarte frente al parque del mismo nombre está la antigua casa Elmúdesi de dos niveles, en cuyo remate hay lateralmente dos balcones de techo.

  En estos sus balaústres tienen el decorado en grueso altorelieve formando en cada lado dobles hojas unidas de Acanto cuyas ambas puntas al llegar al medio curvean. En cambio, la torre circular tiene otro balcón de techo cuyos balaústres centralmente se abren cruzados.

  En la calle 30 de Marzo casi esquina Julio Verne está la linda casa victoriana de dos pisos construida en el 1870.

  Su frente asimétrico tiene una entrada al segundo nivel con dos escalinatas por el exterior. En el remate hay dos torres, la de la derecha al fondo rematada con forma de cono octogonal cubierto de zinc galvanizado, la cual lo bordea un balconcito de techo del mismo metal cuyos balaústres montados en un curvado están formando dos hojas palmeadas compuestas que cruzadas al medio encima tienen una hoja de trébol. Y la otra torre es de remate piramidal con los mismos balconcitos.

  En la calle Eugenio Perdomo número 10 hay una casa antigua de dos niveles con dos galerías una abajo de la otra. Ambas compuestas de columnas góticas redondas formadas por cuatro cuerpos estriados divididos.

  Pero el alto de los arcos de las loggias tienen un borde interno formando la parte de un pentágono y más arriba su pared la adorna una cerámica de color azul dibujada de curvas encerrando un cuadribulado.

  Sin embargo, lo más llamativo es que en el remate se aprecia un balcón de techo. Este es doble, uno en cada lateral, con balaústres de cuerpo normal, pero los vértices esquineros encima de su borde lo cubren un globo de concreto.  Ambos, centralmente los dividen dos cuerpos rectangulares cuyas caras tienen tres huecos pentagonales unidos a otro cuerpo compacto también formando la parte de un pentágono, el cual al medio encierra una cavidad también pentagonal que cerca las letras E S L L.