Decoremos con Kiki: Tu primera casa, cómo decorarla

3C_¡Vivir!_17_Decorando,p04

Ya saliste del nido, te vas a tu propio espacio, con muchas ganas, llega ese momento donde tus gustos, ideas y reglas se harán realidad. Vamos a organizarlas para crear ese lugar especial para ti, para tu nueva vida.
Empieza con medidas a la mano, ten en cuenta el espacio del que dispones antes de adquirir tu mobiliario o hacer algún cambio físico o de obra en lo que será tu nueva casa.
Está bien llevar tableros de Pinterest con las mil y una ideas que tienes, pero lo más sensato es que veas varias opciones de eso que te gusta y no te lleves de amor a primera vista con algunas cosas en las tiendas.

Lo ideal es que por muchas ilusiones que tengas de tener a punto cada rinconcito de ese nuevo hogar soñado, te vayas despacio, ajustándote a un presupuesto y a un plan de prioridades. Para empezar tenemos las áreas indispensables como la habitación, donde tu descanso es primordial. Elije una buena cama y sobre todo un buen colchón, ya con esto puedes ir agregando detalles a tu gusto como mesitas de noche, algún gavetero o armario.

Dependiendo de tu estilo de vida, quizás pienses en recibir visitas, amigos o familiares, allí entra el protagonismo de la sala, donde puedes empezar por un buen sofá que te servirá de apoyo al resto de la decoración de tu área social.
Si vas a disponer allí de televisión, por ejemplo, piensa en un mueble que pueda hacer las funciones de acoger los pormenores electrónicos.

Mantén una línea neutra en las piezas importantes como el sofá y la mesa del comedor, pues es más sencillo ir agregando sillas o mesas auxiliares con estilo y color a medida que vas definiendo cómo quieres ver el resultado final.

En los enseres eléctricos grandes, como estufa, nevera y acondicionadores de aire, se va una buena parte del presupuesto, pues lo recomendable es que adquieras calidad en estos elementos que vas a usar por mucho tiempo. Ya los antojos decorativos, como piezas de arte o esa lámpara que te enamoró en la tienda, pueden esperar. De ti depende la inclusión de plantas, pues estas necesitan cuidados, si no puedes o no prefieres, intenta incorporar algún verde artificial para que ese toque natural no falte en el nuevo hogar. Te dará frescura y color.
Ya las piezas decorativas van a definir el estilo que gustes, sea minimalista o más colorido como el bohemio y el “happy chic”, son esos detalles que darán terminación a tu estancia.
Muchos, iniciando sus hogares, se decantan por el nórdico, pues a pesar de que pueda parecer frío, es un estilo práctico y adaptable con el que podrías iniciar, y luego personalizar, según tu estilo personal.
¡No olvides disfrutarlo y divertirte, es tu lugar!