Decoremos con Kiki: Un solo color, ¿te atreves?

3C_¡Vivir!_10_Decorando,p04

En la moda, el estilo monocromático es muy solicitado, y lo que se conoce como un “total look” de un color en específico también llega a la decoración. Utilizando solo una gama de algún tono podemos lograr estilo y sofisticación.
La idea es crear ambientes interesantes basados en un color del cual elegiremos distintos tonos y matices logrando armonía y rompiendo con lo aburrido y monótono. Para hacer contrastes se utilizan distintos materiales que permiten enriquecer la decoración. Puedes mezclar telas y texturas en tejidos estampados y lisos jugando con los tonos del color que elijas.
Hay paletas que resultan muy ricas para hacer trabajos monocromáticos, pues sus distintos matices realzan cualquier estancia, los blancos y cremas y los grises se trabajan con facilidad y con ellos se crean ambientes luminosos. Puedes apostar por colores dramáticos, como el verde esmeralda, o por los azules intensos, cuya profundidad y fuerza no pasarán desapercibidas.
Para encuentros vibrantes juega con tono sobre tono en naranja y mostaza y el tan de moda rosa palo o rosa viejo con aires románticos y frescos. No hay que temer a una estancia aburrida por utilizar solo una paleta de color, la creatividad se pone de manifiesto combinando diseños y materiales, siempre equilibrando colores fuertes con entradas de luz. Dependiendo de la atmósfera que queramos, podemos jugar con tonos fríos para espacios más estimulantes o cálidos para algo más acogedor. Si la pregunta es dónde hacer uso del monocromático, pues es válido en todas partes: habitaciones románticas en rosa, salas en blanco sobre blanco o quizás un estar vibrante en naranjas. Baños y cocinas pueden ser decorados en una sola paleta dando así aires de sofisticación y estilo.