Decretos 1079-03 y 1053-03 son contradictorios

El decreto 1079-03 tiene un efecto contrario sobre la industria local que el que provocaría el decreto 1053-03.

Esto así porque mientras el segundo libera de impuestos a las importaciones de libros y revistas pero mantiene los gravámenes que pagan los insumos de la industria local que produce esos bienes, el primero libera de impuestos y aranceles las importaciones de materias primas, empaques, insumos, maquinarias, equipos y sus repuestos utilizados para la fabricación de medicinas para uso humano y animal, sin desgravar las importaciones del bien final.

Al quitar los gravámenes a los libros y revistas importados y mantenerlos a los insumos que utiliza la industria local de libros y revistas, el decreto número 1053-03 coloca en una situación de desventaja a la producción frente al producto importado, lo cual choca con la lógica económica y con la forma como está siendo conducido el proceso de liberalización comercial a nivel mundial, se informó.

“En realidad, el decreto otorga una protección a la inversa: en vez de proteger a la producción local, protege a la producción extranjera”, se explicó.

En cambio, el decreto 1079-03 protege a la industria local de medicamentos, ya que elimina los gravámenes de la materia prima, material de empaque, insumos, maquinarias, equipos y sus repuestos utilizados para la fabricación de medicinas para uso humano y animal, pero mantiene los que pagan las medicinas que son importadas.

Al igual que el decreto de los libros, que busca reducir los precios de estos artículos, el decreto sobre las importaciones de la industria local de medicamentos está orientada a reducir los precios de los medicamentos.

El problema es que en el primer caso se hace vía la desgravación de los libros y revistas importados, no a través de la eliminación de los impuestos que pagan los insumos de la industria local productora de libros y revistas; mientras que en el segundo caso, la reducción de los precios se busca a través de la eliminación de los impuestos que pagan las importaciones de la industria local de medicamentos, manteniendo los gravámenes que pagan las medicinas importadas.