Defensa Pública lamenta persistan torturas en cárceles

Laura Hernández Román, La directora de la Oficina Nacional de Defensa Pública  (ONDP) durante una entrevista en ONDP Santo Domingo República Dominicana. 10 de marzo del 2017. Foto Pedro Sosa
Laura Hernández Román, La directora de la Oficina Nacional de Defensa Pública (ONDP) durante una entrevista en ONDP Santo Domingo República Dominicana. 10 de marzo del 2017. Foto Pedro Sosa

Yelissa Rosario
y.rosario@hoy.com.do
Si bien es cierto que el nuevo modelo penitenciario ha representado un adelanto para la no comisión de torturas y tratos y penas crueles contra los detenidos, estos casos aún se dan en cárceles del viejo modelo y cuarteles policiales, según relata la directora de la Oficina Nacional de Defensa Pública, Laura Hernández.
La abogada explica que por el hecho de la presencia constante de los defensores públicos en las cárceles y destacamentos, la práctica se ha reducido, sin embargo han encontrado casos de personas que han sido maltratadas o en celdas de aislamiento.
Hernández lamenta que en el país aún existan esos casos de tratos crueles o degradantes contra las personas que son detenidas o que están privadas de libertad, aunque admite que no es tan frecuente como antes.
Reprocha que todavía exista una Policía con una cultura dictatorial, que quiera obtener declaraciones por métodos que no son los adecuados, como los golpes y las torturas.
“No digo que es en todos los casos, si lo decimos de esta manera mentimos, pero todavía subsisten”, dice la doctora.
Recordó que solo el 33.5% de las cárceles del país están en el nuevo modelo, y que en las prisiones del sistema tradicional, hay hacinamiento, lo que a su juicio también es un tipo de trato cruel.
“Estamos hablando de hacinamiento, falta de todas las condiciones mínimas, por lo tanto, solo esas condiciones son tratos crueles y degradantes” considera la defensora.
Cita el caso de la cárcel de Montecristi, donde no debería haber más de 100 detenidos y llegan hasta 500, lo que ha llevado a algunos presos a vivir en el patio.
Dice que en las ocasiones que se han detectado estos casos, primero hablan con las autoridades y si no hacen caso, interponen recursos que han valido incluso el sometimiento a la acción de la justicia, dependiendo de la gravedad del caso.
Hernández estará exponiendo mañana ante la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos de la Organización de los Estados Americanos (OEA) las prácticas y los modos de prevención de tortura, otros tratos y penas crueles o degradantes desde la Defensoría, como parte de la Asociación Interamericana de Defensorías Públicas, a celebrarse en Canadá.