Defensora afirma juez liberó presuntos sicarios al detectar tortura policial

http://hoy.com.do/image/article/486/460x390/0/62EF5463-C6CE-4085-855B-E68B9270768C.jpeg

La abogada de tres de los nueve hombres puestos en libertad por el juez René del Rosario, luego de que la Policía los señalara como sicarios que habían matado a 12 personas, dijo que el testimonio le fue arrebatado al grupo a base de torturas y que el demente interrogado demostró en el juicio que hasta defecó cuando prestaba declaración para los agentes, debido a los tantos golpes que le propinaron.

La defensora Sarah Casado Pérez consideró que fue justa la decisión del juez del Tercer Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo, porque durante la audiencia del  día 14  el tribunal determinó que los inculpados recibieron golpes para que declararan en contra de los demás y de sí mismos.

También  catalogó de justo que el juez optara variar la prisión preventiva y en cambio, aplicarles una medida de coerción consistente en presentación periódica y el impedimento de salida del país.

Sostuvo que no hubo pruebas suficientes contralos acusados, a la vez que en la forma que buscaron las pruebas, según expresara, en base a actos de barbarie, no es la más correcta. “Los torturaron a todos, con palos y fueron presentados en audiencia. Se vieron maltratados”.

Dijo que a su defendido Víctor Manuel (Picú), de quien afirma que tiene serios problemas mentales, además de torturarlo, le mataron a su hermano al lado, por el mismo hecho.

Indicó que los acusados declararon haber sido torturados en el Palacio de la Policía. Sostuvo que Víctor se bajó los pantalones ante el juez para mostrarle que defecó durante el interrogatorio por los golpes que les dieron.

La también  abogada de Engel Mariano y/o Marino Pimentel Beltré, y Carlos Manuel Zabala, alías Morao, dijo que los jóvenes que representa no tenían antecedentes penales y que tienen su domicilio en la calle Samaná, sector María Auxiliadora.

Censuró que los investigadores los relacionaran   con individuos del sector Los Pinos, de Cotuí. Dijo que sus defendidos no residen en el sector Los Pinos de la capital, por lo que tienen interés de dar declaraciones a los medios de comunicación. Precisó que  fueron interrogados sin fiscales y sin abogados, y que fueron amenazados antes de  llevarlos al tribunal.