Deficiencias agobian hospital de San Pedro

http://hoy.com.do/image/article/333/460x390/0/951C7ED2-DE72-4F21-9FD0-CC91C0ABD60E.jpeg

POR ALTAGRACIA ORTIZ G.
SAN PEDRO DE MACORIS.-
La sobrepoblación de pacientes, la falta de una unidad de cuidados intensivos, el elevado número de adolescentes embarazadas, la falta de enfermeras y médicos especialistas constituyen sólo algunas de las dificultades que enfrenta el hospital Doctor Antonio Musa, de esta comunidad.

Otro problema que enfrenta el centro de salud es una emergencia sin equipos, con características generales y la ausencia de una termoeléctrica, de cuya terminación depende el funcionamiento de varias áreas.

Tal es la demanda de servicios especializados que el centro tiene entre sus estadísticas el registro de 100,000 emergencias y  consultas en lo que va de año, sostuvo el doctor Guillermo Hernández, director del centro sanitario.

Muchos de los casos que ameritan cuidado extremo son remitidos a hospitales de Santo Domingo, pues el Musa carece de salas de cuidados intensivos.

La emergencia infantil se ve llena de niños con problemas respiratorios, pero las madres que los atienden son adolescentes en su gran mayoría. Carmen Severino, licenciada en enfermería, habló también con periodistas de HOY. “Necesitamos 125 enfermeras”, dijo. Actualmente el hospital cuenta con 413 empleados entre los administrativos y conserjes, 207 médicos. Es un centro de tres niveles con capacidad para 250 camas, de las cuales funcionan 238.

LA SOBREPOBLACION

Por su condición de hospital regional, “El Musa”, como le llama la comunidad, recibe pacientes de toda la zona y provincias de del entorno. Las enfermedades son comunes a las del resto del país, en estos días están manejando un alto número de niños con infecciones respiratorias agudas.

El centro atiende 300 personas cada día en la emergencia. Se trata de una emergencia que no fue concebida modernamente, por lo que las autoridades locales se han visto precisadas a subdividir las diferentes áreas, entre adultos, niños, heridos y afecciones que pertenecen a medicina interna.

Las autoridades del hospital esperan que en nueve meses esté construida la subestación eléctrica, que permitirá la instalación de los equipos que funcionarán en la Unidad de Cuidados Intensivos y movilizará las máquinas de la Unidad de Diálisis.

“Este hospital arrancó, ya tenemos a hemodiálisis funcionando, antes la gente moría por falta de ese tratamiento. Llevamos 800 diálisis realizadas”, sostuvo Hernández. También están funcionando los cinco quirófanos de las diferentes salas de cirugía.

ALGUNOS LOGROS

En el hospital Musa se logró la reparación e instalación de dos salas que para los médicos era de importancia capital. Se trata de las unidades de urgencia pediátrica y la de recién nacidos.

Asimismo, el hospital regional maneja una unidad de diálisis que recibe decenas de casos de pacientes que antes morían por problemas renales y que no sabían que tenían esa condición.

El hospital fue inaugurado en el primer período del Gobierno del presidente Leonel Fernández Reyna. Las consultas son especializadas y a eso entre otros factores atribuyen los médicos el gran flujo de pacientes.

“El hospital tiene ahora nuevas incubadoras que fueron entregadas por la Secretaría de Salud Pública”, dijo el doctor Hernández, un joven cirujano que trabaja por la adecuación de la estructura.

POBLACION EXTRANJERA

El 24 ó 25 por ciento de la población de embarazadas que registra el hospital Musa corresponden a parturientas haitianas. Casi todas llegan al centro en deplorables condiciones sanitarias. Tienen anemia o no han sido vistas por un gineco-obstetra, sostiene el director.

Se estima que el hospital registra un 20 por ciento de adolescentes embarazadas. Constituye un problema de salud enfermedades como el SIDA/VIH y la tuberculosis.

No se tiene un estimado de la población extranjera (haitianas) que dan a luz, por parto o por cesárea en el hospital Musa, pero la dirección del centro sabe que es muy alta.

“La población haitiana está entre un 20 ó 25 por ciento de la población embarazada”, informó el doctor Hernández. El mayor gasto es en cirugía, transfusión de sangre y traumas de personas que se pelean con machetes.

Esta provincia registra un número muy alto de personas que llegan a la emergencia con órganos mutilados, producto de la violencia que se vive en los entornos de la ciudad.