Demanda de buses a Jimaní sube por haitianos tratan llegar  su país

http://hoy.com.do/image/article/483/460x390/0/590FC353-0B53-4707-856C-3F4C8039B2C2.jpeg

Decenas de autobuses habían sido despachados al mediodía de ayer hacia Jimaní desde la capital, debido a una demanda inusitada de servicios por parte de los haitianos, lo que obligó a reducir las unidades que  transportan pasajeros a San Cristóbal.

Numerosos haitianos hacían esfuerzos  por viajar a su país a través de Jimaní, luego de que se corriera la voz de  que el Gobierno dominicano les daría facilidades cuando tuvieran que retornar al territorio dominicano.

Los operadores de la ruta informaron que después del terremoto ocurrido el martes,  los autobuses de la estación  Duarte con París salen con  100 y 150 haitianos, cantidad que se ha duplicado desde el jueves.

Explicaron que a las cuatro de la madrugada iniciaron el despacho de autobuses y que se vieron en la necesidad de aumentar el número de unidades para poder ofrecer el servicio tanto a los haitianos como a los dominicanos que se están trasladando a la frontera por la zona de Jimaní.

Mientras,  en la embajada de Haití continúa el flujo masivo de personas en busca de información y de ayuda para trasladarse a esa nación.

Necesidad. Persiste la demanda de renovación de documentos por parte de los haitianos que tienen sus pasaportes vencidos o con algún problema, ya que quieren viajar a su país, sin el riesgo de no poder retornar a la parte dominicana de la isla.

Según algunos, otros  están tratando de conseguir ayuda económica.

Radhamés Suárez, encargado de la oficina que opera esa ruta, dijo a este diario que el movimiento de haitianos que demandan asientos se registraba desde las 4:00 de la madrugada y hasta el mediodía habían mandado más de 25 unidades de esa empresa.

Explicó que debieron utilizar a partir de las 10:00 de la mañana las guguas, que tienen capacidad para 36 pasajeros y que cubren la ruta a San Cristóbal.

Dijo que la mayoría de las personas que están viajando a Jimaní tienen la intención de cruzar hacia  Haiti a saber de su familiares.

“Nosotros hemos tenido que buscar guaguas adicionales  para poder satisfacer el aumento  tanto por haitianos como por dominicanos en la ruta entre  Santo Domingo y Jimaní”, dijo.

Preocupa falta institucionalidad Haití

La debilidad institucional  en Haití constituye el mayor obstáculo para que los haitianos puedan recibir la ayuda internacional, advirtió el ex embajador de esa nación en la República Dominicana, Guy Alexandre.

Entrevistado en el programa Uno + Uno, dijo que   cree que esa debilidad institucional es la mayor preocupación, por lo que “aunque es doloroso reconocerlo”, la comunidad internacional debería asumir el control de ese territorio.

Debido a esa situación, sostuvo que el proceso de reconstrucción  será muy difícil, pues no hay capacidad siquiera para recoger los cadáveres esparcidos  en las desoladas calles de Puerto Príncipe.

Consideró que la debilidad institucional que históricamente padece Haití, agudizada tras el terremoto de 7.3 grados, tendría que ser suplida por la comunidad internacional, de la que República Dominicana forma parte.

Alexandre reconoció al Gobierno y a la población dominicana el respaldo  a su país en estos momentos difíciles.

No obstante, precisó que la prioridad inmediata debe ser evitar que por la falta de asistencia médica y comida sigan muriendo más personas en Haití.

Estimó que el gesto del pueblo dominicano desde el más humilde hasta el Presidente de la República deberá ser tomado en cuenta por sus compatriotas para impulsar las relaciones bilaterales.

En cuanto a su esposa, traída a la Plaza de la Salud, el intelectual haitiano informó que está estable, pero que seguirá en cuidados intensivos por lo menos hasta hoy  o mañana domingo.

Visión mundial

Las colaboraciones enviadas para  los damnificados de Haití tienen que ser trasladadas a la República Dominicana, debido a que en la vecina nación no hay plataforma para recibirla, informó el representante de Visión Mundial, Sergio Abreu.Informó que durante los días que lleva en Haití observa comunidades enteras sepultadas, hijos sin padres, y miles de familias sin hogares, lo que hace más tétrico el panorama. Expresó que lo más prioritarios es comida, agua potable y viviendas, ya que miles de familias están a la intemperie y no tienen nada para comer, por lo que teme muertes por esa causa.