Demandan mayor protección para la mujer y la familia

El presidente del CDFESS, José Miguel Fernández

Al conmemorarse el Día Internacional por la no Violencia contra la Mujer, el Centro Dominicano de Fortalecimiento y Estudio de la Seguridad Social (CDFESS), demandó del gobierno formular y aplicar políticas efectivas para la protección integral de la mujer y la familia.

La entidad, manifestó preocupación por el incremento de femenicidios y el deterioro moral que afecta a la familia dominicana, por consiguiente a la sociedad.

El presidente del CDFESS, José Miguel Fernández, dijo que una de las principales causas de la violencia contra la mujer es la carencia de valores en el seno de las familias y la disfuncionalidad que afecta a los hogares.

La irresponsabilidad paterna y materna y la débil política del Estado, son factores  a superar que conducen a producir adultos antisociales, inseguros y negadores de lo más elementales valores y principios, generando comportamientos incorrectos en el desarrollo de la personalidad y problemas sociales. Apuntó Fernández.

Recordó que las autoridades tienen el deber de promover y proteger  la organización de la familia en tanto núcleo primario y fundamental de toda sociedad, en la familia los hijos aprenden por primera vez los valores que determinaran cual será su comportamiento durante toda su vida.

Consideró impostergable dotar a la familia de adecuada protección social y económica, por cuanto llama al gobierno a retomar la construcción de viviendas modesta para familias de escasos recursos, agilizar la construcción de estancias infantiles y dotarlas de los equipos humanos y logísticos que permitan a los niños y niñas desarrollarse sin discriminación y en perfecto estado de salud física y emocional.

Alertó sobre la fuerte inversión de valores que afecta a nuestra nación, muy en especial a los jóvenes que siguen el ejemplo de aquellos que sin ningún esfuerzo logran vivir como príncipes a través del tráfico de influencia y de acciones corruptas. En ese sentido Republica Dominicana debe repensar los modelos de familia que tenemos, y de educación de los padres y los hijos, estos últimos por lo general replican las inconductas aprendidas desde el seno del hogar y el medio ambiente en que  interactúan.