Demócratas consolidan triunfo Senado

Washington (EFE).- Los demócratas consiguieron finalmente ayer la mayoría en el Senado de EEUU, después de que el candidato republicano por el estado de Virginia, George Allen, reconociera públicamente su derrota frente al demócrata Jim Webb.

Los votantes de Virginia “han hablado y yo respeto su decisión”, dijo Allen en una declaración ante sus seguidores en Alexandria (Virginia), dos días después de las elecciones.

Su escaño era el único que quedaba por aclarar definitivamente, ya que ayer, miércoles, por la noche, ya se habían adelantado los resultados. Sin embargo, Allen no había reconocido aún su derrota.

Con el escaño de Virginia en el Senado, los demócratas arrebataron seis a los republicanos en las elecciones del martes, en las que estaban en juego 33 asientos.

Desde enero, cuando se reúna la nueva Legislatura, tendrán una bancada con 49 miembros en la Cámara Alta, frente a los también 49 de los republicanos.

Los otros dos pertenecen a independientes que han prometido votar con los demócratas, lo que en la práctica concede la mayoría a estos últimos.

Hoy el senador republicano Conrad Burns, de Montana, también reconoció su derrota ante el demócrata Jon Tester en las elecciones, en otra de las elecciones que se han resuelto por un margen muy pequeño de votos.

Burns, que en sus últimos meses de mandato se vio acosado por acusaciones de corrupción, dijo en un comunicado que su campaña “luchó todo lo que pudo pero se quedó un poco corta”.

En Virginia, Allen podría haber pedido por ley un recuento de los votos, pues la diferencia entre ambos candidatos, de algo más de 7.000 papeletas, no llega al uno por ciento de los más de 2,3 millones de votos emitidos.

El senador republicano dijo, sin embargo, que no quería causar “rencor” con un recuento que podría alargarse hasta Navidad y que, a su juicio, “no cambiará el resultado”.

La reacción del líder de los demócratas en el Senado, Harry Reid, quien encabezará la mayoría en la Cámara Alta desde enero, no se hizo esperar, al afirmar que ha llegado “la hora del cambio”.

“Ha llegado el momento de colaboración entre los partidos, de un gobierno transparente y de resultados”, dijo en el Capitolio.

“Creemos que este país ha hablado de manera alta y clara, y trabajaremos en favor de metas como la reforma de la sanidad, la independencia energética y la educación”, afirmó.

Con el triunfo en el Senado, los demócratas se aseguran el control de las dos cámaras del Congreso, pues ya habían confirmado su mayoría en la cámara de Representantes.

Reforma migratoria

WASHINGTON (AFP).- La victoria demócrata en las elecciones del martes resucitó la esperanza de que el Congreso apruebe la reforma migratoria deseada por el presidente estadounidense George W. Bush, ahora que su propio Partido Republicano perdió la mayoría y ya no puede bloquear el proyecto.

“El presidente no fue capaz de controlar a su propio partido, pero ojalá esté ahora dispuesto a trabajar con los demócratas para hacer las cosas correctamente”, declaró a la AFP Luis Miranda, portavoz del Partido Demócrata, tras la victoria de la oposición en la Cámara de Representantes y el Senado.

El sector más radical del Partido Republicano en la cámara baja impidió este año la aprobación de una reforma amplia, que incluía a la vez medidas para frenar la entrada al país de emigrantes ilegales y abría el camino a la regularización de millones.